martes, 15 de marzo de 2011

Un mensaje de esperanza

Hoy no vengo a contaros que publico ninguna otra novela, ni lo bonita que es una crítica que han hecho de uno de mis libros, ni el regalo que me han mandado. No. Hoy, como si las noticas que a diario recibimos no fueran lo suficientemente desalentadoras, he recibido un correo de Amnistía Internacional que quiero compartir con todos vosotros.

Tal vez queráis uniros a esta campaña de esperanza.



SER NIÑA DE NUEVO

“Que hable, no hay que seguir así, que hable con su mamá. Con mucha ayuda, sí se puede seguir adelante.” Es un mensaje de Alejandra (en la foto), de 12 años, a otras niñas que como ella también puedan sufrir violación o abuso sexual en Nicaragua.

Entre 1998 y 2008, hubo casi 10.000 denuncias por violación a niñas menores de 17 años en Nicaragua.

La violación y los abusos sexuales contra las niñas son delitos generalizados en Nicaragua, la mayoría por parte de miembros de su propia familia. Muchas no denuncian porque la sociedad les culpa de lo sucedido, porque son amenazadas por sus agresores, desatendidas o menospreciadas por policías, fiscales, tribunales... Otras, como Alejandra, rompen el silencio para luchar por sus derechos y los de otras niñas como ella.

Y hoy te queremos dar la oportunidad de hacer lo mismo que Alejandra y enviar un mensaje de ánimo a estas niñas para que recuperen la ilusión, para que sigan adelante con sus vidas.

Que puedan volver a sentirse niñas otra vez, que puedan escribir sobre su futuro. Por eso también nos gustaría hacerles un regalo muy especial: un diario donde puedan dibujar y escribir sus sueños. Regala un diario. Cada diario simboliza el apoyo de una persona al futuro de estas niñas.

En abril haremos la entrega de los mensajes y diarios a las centros de acogida de niñas en Nicaragua. Y pediremos al Gobierno nicaragüense que escuche sus voces y las proteja de la violencia sexual.

Regala tus palabras, regala un diario, regala sueños.

Esteban Beltrán
Director de Amnistía Internacional España


13 comentarios:

Carolina dijo...

Regalo todos mis sueños a cambio de que se cumplan los suyos.
Lo hago,sin dudarlo ni por un instante.
Y no me arrepentiría jamás.
Carolina, El Halcón.

Irdala dijo...

¡Qué bonito, Carolina! Me ha encantado lo que has dicho.

Un beso, preciosa.

Carolina dijo...

Irdala... mis sueños son mundanos, pura vanidad. ¿Ver publicados mis relatos? Por supuesto, es lo que yo quisiera. Pero eso no es comparable con que cada niña en este mundo tenga una vida feliz. Eso es lo más valioso y por lo que debemos luchar, no hay más.
Punto y pelota enrerdao en mis enarguas...
Besos de amor pa estas, nuestras niñas...

Irdala dijo...

Sí, hija, sí, si tienes toda la razón. No seré yo quien no comparta esa opinión contigo. Los niños, y las niñas del mundo en particular, son mi debilidad. No es precisamente un tema con el que no esté sensibilizada. Y... bueno, ya hablaremos largo y tendido.

Cuidadín con tus enarguas.

Besos.

Nieves Hidalgo dijo...

Carolina, Irdala,
Cada vez que leo vuestros comentarios se me pone una sonrisa en los labios.
Hoy no, hoy me habéis emocionado. Y estoy deprimida.
Por esta noticia, por lo de Japón, por otra mujer maltratada, por un chico que ha matado a otro a puñaladas... Por las estupideces que hay en el periódico,más preocupados de temas sin sentido que de arreglar un poco el mundo.
Me he preguntado ¿dónde estamos viviendo? ¿Qué estamos haciendo? ¿Para qué servimos?
Y me ha entrado la neura.
Tenéis razón, nuestros sueños son mundanos, nada comparados con la gente que sufre.

Besos, chicas, por compartir la noticia.

Marta L.Esteban dijo...

Desde luego que si nos ponemos a pensar en como está el mundo, nos vendremos abajo. Yo soy la primera que me desespero a la mínima y me quejo por cada mala noticia...cuando lo que debería hacer es agradecer cada día lo que tengo, lo que he tenido. Más de lo que mucha gente puede decir. Por supuesto que entregaba mis sueños por la felicidad de un niño, aunque solo fuera de uno. Para que al menos pueda tener lo que todo niño merece: una infancia feliz.
Disfrutar de la niñez con inocencia.

¡Un beso para todas!

Bego dijo...

Perdonad que me entrometa en vuestra conversación.
Los humanos no valoramos todo lo que tenemos y ambicionamos mas, cuando en muchas partes del mundo solo tienen lo necesario para subsistir y otros ni eso, pasan muchas calamidades y sufrimientos, los mas perjudicados los niñ@s.

Cuanto desastre junto.

LOLA REY dijo...

Cada vez que escucho o leo que ha habido maltrato o abusos contra niños me pongo enferma, no os exagero nada y he adoptado una medida muy cobarde: no ver o leer las noticias cuando hablan de pederastas, porque me afecta como no podéis imaginar.
Que yo no quiera saberlo sé que no significa que no exista, de hecho conozco por mi trabajo algunos casos reales y espeluznantes....No sé que puedo decir sólo que creo que abusar de esa forma (sea maltrato físico o psicológico) de los más débiles es para mi uno d elos peores crímenes que existen.

Nieves Hidalgo dijo...

Marta, Bego, Lola,

Estamos todas de acuerdo en estos temas. Y también en que el ser humano, por llamarnos de alguna manera, es egoista.
Pero siempre que encuentro personas como vosotros que sentís estas barbaridades, doy gracias. porque sois un canto a la esperanza.

Os quiero a todas.

Kasumi dijo...

Se me saltaban las lágrimas cuando leía este post. ¿Qué se le puede decir a un niña así? Y luego leo el mensaje de Carolina y... uff. Ahora si que me siento inútil.

Pero pensaré algo aunque no llegue ni a la altura del betún de algo así.

Nieves Hidalgo dijo...

Kasumi, cualquier mensaje que les puedas poner será una inyección para ellas. Además, seguro que es maravilloso, como tú.

Gracias, preciosa.

Y muchos besos

Carolina dijo...

Uf, no me gusta que nadie diga que se siente inútil.
Kasumi, sólo con poner una palabra aquí es suficiente, así que ya sabes, de "inútil" nada por Dios. Todas ponemos nuestro granito de arena, para ayudar a estas niñas.
Un beso, guapa, y sigue por aquí, te necesitamos, a tí y a todas.

Amparo dijo...

Chicas estoy que no cojo en la piel, porque de leer lo que sentis se me pone la carne de gallina. Yo por mi parte me dan ganas de coger e ir a poner orden, porque me parece mentira que se pueda abusar asi de una persona de cualquier ser humano pero el hecho de que sean niñas es todavia peor y no puedo entender que la gente pase y no tomen medidas para que el problema se solucione. Esperemos que con este acto de repulsa de todo el mundo se tomen medidas drasticas que estan haciendo mucha falta. Besitos para todas.