lunes, 14 de marzo de 2011

Un día para recordar.

Sábado, 12 de marzo de 2011. Sin lugar a dudas un día para recordar, porque por fin he podido disfrutar junto a Marta Labrado.

Algunas de vosotras habéis leído sus comentarios en este blog, y habéis disfrutado conmigo de los maravillosos regalos que me ha ido haciendo: videos, marca-páginas, plato de cerámica en honor a mi novela Amaneceres cautivos.

Todos esos presentes no son nada comparados con su persona, os lo puedo asegurar. Es como una princesita, callada, un poco tímida, entusiasta de la novela romántica. Y a la vez, chispeante, sonriente y encantadora.

Quedamos en la plaza de Callao. Ella venía a pasar un día en Madrid para conocerme –que ya es honor-, acompañada por su novio, Jonatan, y por su madre, África. Yo la había visto en fotografía, pero ya sabemos que algunas veces las fotos no hacen justicia, así que tenía mis dudas de si la localizaría pronto, porque el que haya paseado por el centro de Madrid un sábado sabe la incesante riada de personas que van y vienen. Miraba a todos lados pero no la veía, así que esperé porque aún no era la hora.

De pronto escuché una vocecita a mi espalda que decía:
-Por favor, me firma un autógrafo.
Al volverme la reconocí. Era igualita que en la foto, delgada, pizpireta, con una sonrisa de ángel que la hacía parecer más niña y más guapa aún de lo que es.

De inmediato nos fundimos en un abrazo y después me presentó a su madre y a Jonatan. África me regaló una preciosa rosa roja y casi se me saltaron las lágrimas. Tenía tantas ganas de conocerles por fin, de agradecerles todos sus detalles y, sobre todo, el cariño que me han dispensado desde que comenzamos a cartearnos, que ahora me parecía mentira que estuvieran allí.
Hablando sin parar nos dirigimos hacia la Plaza Mayor, donde teníamos reservada mesa. Aquello parecía el fin del mundo, gente por todos lados, mimos, estatuas vivientes, músicos.

Cuando llegamos al restaurante y nos sentamos, rodeados de pareces de ladrillo visto y adornadas con escudos y espadones medievales –que ni que lo hubiéramos hecho adrede, porque parecía que estábamos dentro de un castillo-, Marta me sorprendió con otro regalo: un álbum precioso donde ha ido pegando las portadas de mis novelas y en el que ha ido poniendo las frases que más le han gustado de todas ellas.

No sabía qué decir, porque no era solamente un regalo más, sino su trabajo, su dedicación, en el que había volcado todo su cariño. Le di un par de besos que todavía la deben estar sonando. Luego me entregó todas mis novelas para que se las dedicara.

Tengo que decir que su chico, Jonatan, es un muchacho maravilloso, responsable, sensato y con una chispa de picardía en la mirada que lo hace encantador. Se le veía pendiente de Marta en todo momento.

En cuanto a su madre, África, es una de esas mujeres que caen bien en cuanto la conoces, dicharachera, entretenida, que te hace reír a cada momento, con una vitalidad envidiable.

Charlamos –como dice mi marido- de lo divino y de lo humano. Contamos chistes, nos reímos, y hasta arreglamos el mundo durante un rato.

Luego, ya en la plaza, nos tomamos otro café y continuamos la charla hasta las 8 de la tarde, haciéndonos fotos.

Despedirme de estas tres maravillosas personas resultó difícil, pero prometimos volver a vernos y espero que podamos realizarlo.

Gracias Marta, por ser como la princesa de los cuentos que leía de pequeña.

Gracias, Jonatan, por ser el caballero andante que toda mujer busca y por cuidar de Marta.

Gracias, África, por el buen rato que me hiciste pasar, por tus bromas y por cederme la foto que te hicieron en carnavales vestida de conejito de Play Boy que me hizo soltar más de una carcajada.

Gracias a los tres por vuestro cariño. Nunca podré pagaros este día.

Os quiero, chicos.


19 comentarios:

LOLA REY dijo...

Me resulta emocionante comprobar las maravillosas fans que tienes; debe ser una pasada que alguien admire así tu trabajo y debe insuflarte una inyección de ánimo y energía impresionante.

Natàlia Tàrraco dijo...

!Qué gozada Nieves! te felicito, pero no extraña conociéndote "in person" que levantes quereres, eres una "forza de la natura" vital que arrastra.
Jonatan, África, Marta, encantadísima de conoceros. Yo aún recuerdo aquella cena, ayyy ¿cuando la repetimos ni que sea en Barna?
Los encuentros blogueros suelen reafirmar amistades y convertirlas en sonrisas verdaderas.
Besitoooos.

Kasumi dijo...

¡Qué bonito!
No sé a quién felicitar más: si a Marta por se tan buena fan o a ti por ser tan accesible.
:D

Marta L.Esteban dijo...

Bueno...una vez mas, no tengo palabras para agradecerte tal honor que nos concedes. Cuando he visto la entrada...¡madre mía, me he vuelto loca! La he impreso y se lo he ido a enseñar a mi mamá. Nos hemos emocionado leyéndolo...
¿Como es posible que crees un precioso relato a partir de un encuentro de tan solo unas horas? Cada día me maravillas mas Nieves. Si es que todo es poco para compensar lo que nos das. No dudes que volveremos a verte prontito. Si no es en un acontecimiento será en otro. Pero lo que es seguro es que volverá a ser.
¡Un enorme abrazo mi princesa!

Nieves Hidalgo dijo...

Lola, tienes razón, es una inyección de ánimo. Cuando estás agotada de escribir recuerdas estas cosas y dices: P'alante!!

Natàlia, te gustarán si alguna vez les conoces. Yo también recuerdo nuestra cena. Fue deliciosa ¿verdad? No nos conocíamos y charlamos como si hubiéramos estado juntas toda la vida. A ver cuando lo repetimos, que tú y tu marido sois chulipandas.

Kasumi, hay que felicitar a la novela románticz que es la que nos ha unido a todas. Sí que ha sido bonito.

Marta, que yo no doy nada, que sois vosotras las que me regaláis millones de sonrisas. Me alegro que os haya gustado el post.
Y la foto de tu madre disfrazada de conejita de Play boy... ¡Mil gracias por dejarme ponerla, he vuelto a reirme!

Montones de besos a todas por ser tan fabulosas.

Eleanor Atwood dijo...

Qué satisfactorio debe ser proporcionarle tanta ilusión a la gente...
Sin duda no es toda una experiencia solo para ella, sino también para ti, y me alegra que encima de ejercer la profesión que te gusta saques anécdotas tan hermosas con ella.

Un abrazo.

Nieves Hidalgo dijo...

Eleanor, es que lo mejor que he conseguido desde que me dedico a escribir ha sido tener montones de buenas amigas, como todas vosotras.
Así es muy fácil, de verdad.

un beso enoooooooooooorme

Esther dijo...

Ayyyyyyyyyyyyy Nieves, si es que me emocionas hasta escribiendo post en tu blog. Cómo entiendo esas horas que relatas... ¡me he sentido tan identificada! ¡Ese momento tan especial de conocer en persona a las dos mujeres que más admiro en el mundo! A mí no se me olvidará jamás el día tan precioso que me regalasteis este verano cuando vinisteis. Y lo triste que me sentí cuando os vi marchar en el barco. Si es que te haces querer. No podía ser de otra manera, tus fans son igual de maravillosas que tú. No podría ser de otra manera! Un beso gigante a Marta y a ti.

Nieves Hidalgo dijo...

Esther, preciosa,
Marta seguro que recibe tu beso complacida porque os quiere a todas, y es que es un cielo de niña.
No me recuerdes la visita, que aún noto el nudo en la garganta cuando embarcamos. ¡Pero qué bien lo pasamos, caray! La llegada, los abrazos, la visita a la ciudad, la comida, ese té con hierbabuena...
Fuisteis unos anfitriones excelentes y os queremos, ya lo sabes.

Besos para ti y para Santi.

Marta L.Esteban dijo...

Claro que lo recibo.
¡¡Vosotras si que sois unos cielos!!

Mil besos y un enorme abrazo para todas.

Amparo dijo...

Chicas estoy emocionada, venia yo un pelin tocada, pues venia del hospital porque me tienen que operar, pero en cuento me he puesto a leer se me ha levantado el animo. Que gozada da, pues nada mas con leer lo que habeis colgado he sentido una enorme emocion, es verdad le dais tal intensidad a lo que habeis vivido que se transmite al que lo lee. felicidades a las dos y gracias por compartirlo. Recibir un abrazo muy "apretao"

Nieves Hidalgo dijo...

Amparo, preciosa !!!

Esperamos que no sea nada de importancia lo de la operación.
Estas noticias no nos gustan.
Por favor, mantennos al tanto, ya sabes que por aquí somos una piña.

¡Ánimo, que todo saldrá bien!

Un beso enorme, enorme, enorme.
Esperamos noticias en cuanto te sea posible.

Amparo dijo...

Nieves te agradezco el interes en realidad no tiene por que tener complicaciones, me van a operar de un pie solo que me habian dicho que tenia delante una lista de espera de dos años y entre eso y los recortes piensas bueno tengo para largo, pero me llamaron por telf. y me dijeron que me presentara a hacerme el preoperatorio porque me operan el dia 31 y me pillo fuera de juego eso es todo. No se si para entonces me podre conectar con vosotras tan a menudo pero se hara lo que se pueda. Muchos besitos.
P.O por cierto ya me he comprado HIJOS DE OTRO BARRO y LO QUE DURE LA ETERNIDAD que son las que me faltaban para poder pasar la convalescencia.

Marta L.Esteban dijo...

Amparo, ¡mucho ánimo!
Desde aquí recibe todo nuestro apoyo.
¡Recupérate prontito!

Un besito

Nieves Hidalgo dijo...

Amparo, nos dejas más tranquilas Eso sí, vas a estar una temporadita a la pata coja, pero bueno, todo sea por curarte.
Y mejor si se ha adelantado, estas cosas cuanto antes, mejor. Así para las vacaciones estarás como una rosa.
Venga, adelante, que tú puedes con todo.
Y coo dice Marta, te mandamos todo nuestro apoyo y nuestro cariño.

Besoooooooooooooos

Nieves Hidalgo dijo...

Marta, te ha quedado divino lo de las frases de Amaneceres.
Eres un tesoro.
Graciaaaaaaaaaaas.

Besos y besos y besos

Amparo dijo...

Marta, muchisimas gracias por darme animos, la verdad que ya se me ha pasado el bajon, no suele durarme mucho cuando algo me afecta porque soy de respuesta rapida y me repongo haciendome una reflexion. Pero de todas formas me ha tocado la fibra el que me mandases unas lineas para darme animos y ademas entiendo perfectamente que Nieves con muy buen tino te tildara de una niña muy dulce y encantadora y estoy muy orgullosa de pertenecer a esa "PIÑA" de toda esta gente que formamos el grupo de NIEVES HIDALGO. Besos para la peña.

Marta L.Esteban dijo...

Amparo es lo menos que puedo hacer. Y yo también estoy orgullosa que estar en su piña jeje.
Me alegra que seas fuerte y tengas esos ánimos para reponerte rápido.
Verás como todo sale estupendamente.
Nieves, mi niña, si queda bien es por lo que es...yo solo lo adorno :D

¡Un beso muy grande a todas!

Nieves Hidalgo dijo...

Acabo de ver el post de las frases de Orgullo sajón.

Preciosooooooooo.

Millones de besos.