jueves, 4 de noviembre de 2010

Cuando se apaga una estrella (Manuela Naya)


Hoy luce el sol y, sin embargo, para las personas que la queríamos azotan nubarrones de tormenta.
La fatalidad ha querido arrebatarnos a Manuela Naya para siempre la noche del día 3.

Luchó como nadie hasta el final, con la energía de un corazón que no quería rendirse y ansiaba seguir entre nosotros. Nos animó, nos hizo reír, nos regaló tardes estupendas y noches de baile y máscaras en los brillantes salones de Almack’s.

Yo no tuve la oportunidad de conocer en persona a Manuela, pero lo hice en su foro y por medio de mensajes privados donde siempre me decía: “sigo adelante, voy a vencer, tengo fuerzas y ganas, soy una luchadora”

Y lo era. En todos los campos. Batalló por encaramar la romántica al sitio que se merece y guerreó con uñas y dientes contra su enfermedad. Consiguió lo primero, porque gracias a personas como Manuela se ha divulgado este género que ella amaba como ningún otro. Pero, desgraciadamente, no se pueden ganar todos los frentes y cayó batida, aunque no derrotada.

Desde estas líneas, todo mi apoyo para familiares y amigos por una pérdida irreparable.

Pero deshagamos el nudo que nos oprime la garganta y sequemos las lágrimas. Manuela-Lizzy no querría vernos tristes sino en la pista, donde ella lucirá eternamente su vestido de fiesta y danzará con nosotros porque siempre estará en nuestra memoria y nuestros corazones.

Gracias, Manuela, por todo lo que nos diste.




12 comentarios:

Anabel Botella dijo...

No la conocía, pero me enteré el otro día de esta noticia. Siempre es triste decir adiós a una persona que aprecias mucho.

Marta L.Esteban dijo...

Tampoco la conocia. Pero desde aquí mi mas sentido pesar por su pérdida. Cierto es que seguirá viviendo en los corazones de las personas que tanto la quisieron y la apoyaron.

Un beso muy grande.

Mary Heathcliff dijo...

Siempre es dolorosa la muerte de una compañera de afición a las letras románticas. A la familia mis condolencias y a sus compañeras de web, que se mantengan y continúen como ella lo hubiera querido: es el mejor homenaje que le pueden hacer.

Arlette dijo...

Estoy contigo Nieves, es una pérdida dolorosa que causa impotencia y sume a los que la aman en la tristeza más absoluta.
Pero su voz no se apagará porque deja un legado maravilloso.
No la conocía en persona, apenas por unos mensajes, pero por la cantidad de amigas que se han despedido de ella, es una prueba clara de su calidad como persona.
Allí donde está, que descanse en paz.
Un beso.

NUR dijo...

MANUELA NO NOS HA DEJADO, SIGUE ENTRE NOSOTROS CON ESOS OJOS GRANDES Y VIVACES SIEMPRE ALEGRES HASTA EN LOS MOMENTOS MAS DUROS.
Y SI ALGUNA VEZ NOS DEJA SERA PARA ESPERARNOS Y MONTARNOS UNA FIESTA CON MUCHO BAILE, VESTIDOS DE MIRIÑAQUES Y CON SU GRAN FORTALEZA Y GANAS DE REIR.

NUNCA LA OLVIDAREMOS.

Anónimo dijo...

No la conocía pero me da tristeza saberlo. Descanse en paz y mucho ánimo a su familia y amigos.
Marta

Nieves Hidalgo dijo...

Gracias a todas por uniros en estos momentos de tristeza, amigas.

Pero Nur tiene razón: Manuela no se ha ido del todo y, tarde o temprano, volveremos a ponernos los miriñaques y a danzar en la pista.

Un beso muy fuerte a todas

Ariadna McCallen dijo...

No conocía a Manuela personalmente, pero tengo varios mensajes de ella felicitándome y apoyándome.

Manuela, donde estés... GRACIASSSSS

Jamás te olvidaremos.


Besosss.

Nieves Hidalgo dijo...

Gracias, Ariadna, por unirte para recordar a Manuela.

Mil besos

Ángeles Ibirika dijo...

No conocía a Manuela, pero sí que he leído algunas de sus críticas, y me encantaban.

Ella hizo una crítica hermosísima de Entre Sueños. Me emocioné mucho cuando la leí.

Seguro que Manuela ahora está rodeada del cariño de esos escritores a los que tanto leía y amaba.

Nieves Hidalgo dijo...

Ángeles, a mí también me encantó su crítica de tu novela. Y es que las hacía bonitas de verdad.
La vamos a echar de manos.

Muchos besos

Anónimo dijo...

Hola,
Yo tampoco conocí a Manuela, pero las palabras con las que Nieves la recuerda me han emocionado.

Bs. Bertha