domingo, 3 de octubre de 2010

No somos dioses - Julia Siles Ortega



Autora: Julia Siles Ortega.

Editada con el nombre de Julia Ortega.

Publicado por Ediciones Maikalili- Febrero 2005



Sinopsis:

Nuestra protagonista, una joven donostiarra, nos habla sin complejos de su trabajo publicitario como modelo y sus relaciones con su padre y otros hombres de su vida.
Estaba a punto de irme de vacaciones. Todo estaba preparado y solamente me faltaba elegir las mil novelas que siempre van conmigo cuando salgo de viaje (de viaje de descanso, se entiende). Bueno, no eran tantas. Únicamente siete.

Pero me llegó una más.

No somos dioses. De Julia.

¡Qué cortita!, me dije, porque son únicamente 150 páginas. La sinopsis, en la que desde luego no se han extendido demasiado como podéis ver, tampoco me decía gran cosa. Chica moderna, modelo publicitario, relación con su padre (que seguro es un borde con el que se lleva fatal, etc, etc…) y los ligues de la muchacha. Sin embargo, la portada me gustó. Es sugerente y tiene luz.

Esta novela fue la primera que me leí junto a la piscina, a la sombra de una palmera y esperando que diera la hora para lanzarme al agua.

Tenía que haberlo previsto.

Conociendo el modo de escribir de Julia Siles –que no sé por qué se ha quitado el primer apellido en esta novela-, debería haber previsto, insisto, que se iba a ir al cuerno el sol, la piscina y hasta el té de media tarde.

Me la terminé de un tirón. Porque me gustaba. Y una vez más, disfrutaba con las descripciones, los diálogos y los personajes que nos regala esta escritora.

Leire, la protagonista, es una chica alta, con tipazo de anuncio, de esos que hacen volver la cabeza –y perderla- a los hombres, responsable y segura de sí misma desde que es una niña. Idoia, su hermana pequeña, es un personaje completamente distinto: viste estrafalariamente y pasa de todo. La madre guarda un secreto y el padre es el típico hombre rico que maneja todo y a todos a su antojo. Los secundarios, sobre todo las amigas de Leire, se hacen querer por su espontaneidad. Y la prima, Mireia, gimnasta de élite que, en el fondo, odia la vida de constante sacrificio que le imponen, está extraordinariamente plasmado.

Es una historia un tanto peculiar, tengo que decirlo.

No es una novela de amor, aunque haya sexo.

No es una novela de abusos, aunque existe una relación que intranquiliza.

No es una novela del mundo de la publicidad, aunque se toca.

No es una novela de enfrentamientos generacionales, pero ahí están.

Julia nos muestra a cada uno de los personajes rodeados por esa claridad-oscuridad que todo ser humano tiene. Nada es blanco. Nada es negro. Todo es gris. Como la vida misma. Cada uno tiene sus sueños y sus demonios. Y, por eso, porque ninguno de nosotros es un dios, se dejan arrastrar, intentan escapar pero caen en los mismos errores.

Es posible que a algunas lectoras, la novela les resulte cruda.

Lo es.

Pero está tratada con una elegancia que casi te hace olvidar una relación que, para la mayoría, resulta incómoda, inmoral y escandalosa. Y te fijas más en la excelente narrativa que en el problema que se desarrolla ante nuestros ojos.

A Julia le gusta describir individuos fuertes, seguros –aunque flaquean como todos en ocasiones-, a veces hasta algo estrambóticos. Aquí, los borda.

En efecto, no somos dioses. Pero queda claro que “ellos” han tocado la pluma de Julia Siles con su dedo.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo he leido algo de esta autora en su blog y tengo que reconocer que me gusta como escribe.

A ver si encuentro esta novela. No es que me guste mucho la relación que parece que mantiene la protagonista, pero seguro que está bien escrita.

CARLA

Nieves Hidalgo dijo...

Hola, Carla.
Gracias por entrar a comentar.

Julia escribe estupendamente, toque el tema que toque, eso te lo puedo asegurar.

Un beso

Julia dijo...

Gracias a las 2, guapetonas, y espero no decepcionaros con mis próximas "historias". A ti, Nieves, por la reseña y a Carla por asomarse a mi blog, al que siempre es y será bienvenida. Carla, si quieres el manuscrito, ponte en contacto conmigo a través de mi blog. Besos

Nieves Hidalgo dijo...

Juliaaaaaaaa, me has dejado de pasta boniato con lo que me has enviado.
Hay que cantarte eso de:
escritora, cha-cha-cha, escritora cha-cha-cha...

Besos