martes, 13 de julio de 2010

Con "G" de Gesta


¿Cuántas veces hemos leído que las historias románticas son noñas, narraciones para mujeres incultas o literatura de segunda clase? ¿Cuántas veces hemos tenido que defender que el amor está en nuestras vidas como el aire o los latidos del corazón que nos mantienen vivos? Sin embargo ahora, un hecho épico como ha sido que la Selección Española de Fútbol nos haya traído a casa la Copa del Mundo, convierte el beso de Iker Casillas a Sara Carbonero en un gesto emocionado que es alabado, incluso, por los medios de comunicación; los mismos medios que denostan la novela romántica o, simplemente, la obvian.

Cuando menos, resulta curioso, ¿verdad?

Pero este artículo no es para echar ahora nada en cara. Hoy, se perdona todo.

20:30 horas del 11 de Julio de 2010.

Millones de seres humanos pendientes de las imágenes de los televisores o de los comentarios de las radios. El mundo se paraliza y los corazones se aceleran. Sube la adrenalina, sudan las manos, hay un poco de miedo y un mucho de esperanza, de ilusión y de fe en los nuestros.

En ninguna de las ediciones se había asomado España a la final de la Copa del Mundo. Era una ocasión única, una fecha para el recuerdo colectivo. Para llorar de pena si perdíamos o para hacerlo de alegría si quedábamos campeones.

Noventa minutos de infarto, de tensión, de taquicardia. Y de gritos y protestas, de mesarnos los cabellos, pasarnos las manos por el rostro, levantarnos y sentarnos, gritar y enmudecer.

No voy a entrar a valorar el juego de los contrarios. Tampoco el nuestro. Para eso existen comentaristas especializados y además ninguno fuimos ciego ni sordo durante el partido. Sólo supimos ser pasionales.

Finaliza el tiempo reglamentario y el partido sigue empate a cero. Nos quedaban treinta minutos más de sufrimiento. Eso, sin contar que acabáramos con penalties. Las pulsaciones estaban ya a ciento cuarenta por minuto. Pero algo nos decía que no podíamos fallar, que era nuestro momento, el día señalado para hacer Historia con mayúscula.

Se acerca el final de la prórroga. Quedan 3 minutos para que el árbitro pite el final y tengamos que jugarnos todo a cara o cruz. Y justo entonces, cuando toda España estaba con los ojos clavados en las pantallas y millones de corazones latían al unísono, surgió el éxtasis: Fábregas pasa a Iniesta y Don Andrés no nos defrauda, cruza el balón y lo envía a las mallas.

En ese instante desaparecieron los idiomas, todos y cada uno de ellos, porque sólo existían tres letras: “gol”. Una expresión internacional que une a los pueblos, que borra de un plumazo las diferencias ideológicas, religiosas, de raza o clase social. Un grito que hermana y que nos hace más libres. Y nos abrazamos a la persona que teníamos al lado sin preguntar quién era porque ya lo sabíamos: era otro español.

Los políticos deberían tomar buena nota de lo que ocurrió la noche de este memorable e histórico 11 de Julio. Porque esa divina y mágica noche, mientras se había materializado un anhelo común que nos unía a todos en un símbolo común, sus mítines eran cenizas muertas y esparcidas. Éramos todos iguales. No había izquierdas ni derechas, ricos o pobres, buenos o malos. Y únicamente existía un latido en boca de todos: España.

Gracias, chicos. A todos y cada uno de los componentes de la Selección Española de Fútbol. Gracias por ilusionarnos, por unirnos, por hacernos soñar, llorar y enronquecer por el embrujo del gol. Por elevar el nombre de España a las estrellas. Por esta inconmensurable y maravillosa gesta.

Nieves Hidalgo


11 comentarios:

Anabel Botella dijo...

Qué gran golazo y qué beso más estupendo. Me gustó porque al final el tiempo puso a cada uno en su lugar. Sara Carbonero me pareció una profesional como la copa de un pino, e Íker un chico muy tierno.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

¿Cuantas veces se dice que fuera de la novela romántica no hay amor??? Ni en la Negra, ni el la histórica, ni...Otro tópico, cuando quieras, amiga del alma, cuando puedas, léete, mi aportación del Jueves, amooooor era el tema propuesto.

Ahora a lo que dices sobre esa emoción que sentimos correr por las venas, a ese segundo mágico del !gol!, tienes razón y también todo lo demás, entre el beso de Iker y el maravilloso espetáculo de amistad que supone esta selección de chicos buena gente, AMIGOS entre sí, uno por uno, está todo dicho, añadiendo la elegancia supina de Del Bosque.
VIVA LA SELECCIÓN, VIVA ESTA ESPAÑA PLURAL, DIVERSA, BELLA Y ALEGRE A LA QUE TODOS Y TODAS PERTENECEMOS CON ORGULLO!!!!

Querida Nieves, que disfrutes del verano, besitooos un poco añorados, hasta siempre.

Carolina dijo...

Me uno a la celebración, la Roja ha hecho historia. El vídeo del beso es maravilloso, tan tierno y tan lleno de amor...

Tamara dijo...

K razon tienes Nieves el partido fue un sufrimito pero to merecio la pena sobre todo cuando el arbito pito el final y entoces si fuimos campeones de europa tngo k decir k el video lo vi despues en internet ya k en le momento del beso estaba celebradolo como muxo otro españoles en una fuente rodeada de gente y disfrutado de ser española jajajaja

P.D: Nieves aunk no comete como ante sigo visitado y leyendo tu blog pero entre el trabajito la fiesta y la playita no doy avasto como prometi cuando leiamos el angel negro k corrar el ron o lo k kerais jajaj x k aprove todos los examens y estoy apuntito de entra en la uni para ser o titula en grado de historia del arte o titulada en el grado de conservacion y restauracion de viens culturales gracias a ti y a todas las k cometaba y leian el angel negro x desearme suerte y madarme apoyo para los exames os kiero a todas y exo muxo de menos eso cometarios jejeje bsks

Bego dijo...

Hola querida Nieves, fue ¡grandioso!, ya no solo el partido, sino esa unión de la que hablas.

Un abrazo.

menchu dijo...

Todos sufrimos con el partido y todos nos emocionamos con ese beso. Nada más verlo me dije: de aquí sale una novela.
Y tienes razón en otra cosa; durante unas horas, toda España fue una, sin distinciones y con un objetivo común.

Carmen dijo...

Lo que está más que claro es que el amor siempre triunfa, incluso entre aquellos que lo menosprecian... y es que ¿Qué seríamos sin amor?

Con este beso sellan las bocas de muchos, bravo por ellos!!!! y por la selección!!!! que merecían ganar como lo han hecho pues hubiese sido injusto que con el juego sucio de los Holandeses lograran un mundial.

Besos Nieves

Ariadna McCallen dijo...

El partido lo sufrió todo el mundo. Vaya noche, vaya... Pero ¿Qué me decís de "peazos" futbolistas que tenemos?
Y para rematar... el porterazo, que no se le escapaba ni una.

Besosss Nieves.

Belén dijo...

Mis felicitaciones a todos

Chus Nevado dijo...

A lo largo de estos últimos días y a tenor de los acontecimientos que nos han llevado por una vez (y espero que sirva de referente) a unirnos todos los españoles en un deseo común, he leído al respecto multitud de reseñas, tanto en blogs como en facebook, en noticias... sin embargo, esta entrada me ha parecido especial, no sólo porque aúna dos hobbies, dos pasiones aparentemente tan contrapuestas entre sí, sino además por mostrar con tanta claridad y rigor el sentimiento que nos unió, durante unas intensas y taquicárdicas horas y su posterior celebración multitudinaria, a la inmensa mayoría de los españoles. Gracias a ti, Nieves, por haberlo expresado con tanta claridad y veracidad, y gracias a ese grupo de jugadores que son campeones no sólo por haber ganado el mundial, sino también, y mucho más importante, por haber dado una lección magistral frente al mundo entero de unidad, profesionalidad, compañerismo, juego limpio y saber estar. Y, por supuesto, que el amor no está reñido con el deporte. Ese beso fue el mejor colofón para un triunfo realmente merecido, tanto dentro como fuera del campo.

Besos

Nieves Hidalgo dijo...

Hola a todas, amigas. De vuelta ya, de momento, y con todo atrasado. me va a durar poco el relajo. jeje.

Aún estoy emocionada por ese gol, de verdad. Gracias por entrar a comentar.

Anabel, Natàlia, Carolina, Menchu, Carmen, Ariadna, Belén, Bego, Chus, no os tengo olvidadas y volveré a darme vueltas por vuestros reinos.

TAMARA: a ver si nos dedidas un sobresaliente en el exámenes. Suerte, preciosa.


Os quiero a todas