martes, 15 de junio de 2010

El Ángel Negro © (Capítulo 72)

Debido a la extraordinaria acogida que ha tenido El Ángel Negro entre los lectores de la red, esta novela será publicada próximamente, por lo que por deseo expreso de la Editorial que la editará, me veo obligada a retirarla del blog. Espero que os alegréis conmigo con esta buena noticia y que sepáis disculpar las molestias.

Un abrazo.


Nieves Hidalgo

6 comentarios:

Carolina dijo...

Aclarar cosas, aclarar...eso es lo que hay que hacer de una vez por todas, carajo, que mira que les cuesta. Chupito de ron, de sake, de ron, de sake...y tiro porque me toca. Con tanto chupito me voy retrasando con mi samurái (que anda no se parece cada vez más a Miguel).
Besos beodos exigiendo aclaraciones. (Y a Irdala, como siempre)

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Pobre Diego, amargadito él, a ver si le encuentras una chica que lo anime.
Se acerca el finaaal, ayy lo intuyo. Aclarar las cosas, que queden bien claras ¿España o Inglaterra o quedarse en el paraiso???? Kelly aún no muestra barriguita ¿donde será el paridero???

Carolina, entre el ron y el sake, por más saque que tengamos, empiezo a ver doble. Besiroos a todas.

Anabel Botella dijo...

Esta relación entre Miguel y diego me recuerda a la relación de mi chico con sus hermanos. Todavía sugue usando enano para refererse a su hermano.
parece que las cosas se van arreglando de todas todas. A ver qué sorpresas nos espera mañana. Otro chupito a la salud de todas.

Nieves Hidalgo dijo...

Hala, pues aprovechemos los brindos y acaemos el ron y el sake, que ya queda poco.

Me va a dar una pena terrible perderme estos brindis, chicas. Sois lo mejor.

Millones de besos.

Anónimo dijo...

Ayyyy Nieves que tienes que encontrar una moza para Diego!! el pobre necesita que le acaricien el corazoncito un poquito!!! No nos queda alguna prota por ahí para el????
que penita porque veo que esto ya se acaba......
bueno ahora que lo pienso... puedo empezar de nuevo a leerla!!!
Muchas gracias!!
Besotes Marta

Nieves Hidalgo dijo...

Marta,
chica para Diego no he encontrado, pero mira, ahí se puede quedar una puerta abierta para otra historia.

No lo había pensado.
Sí, se nos acaba la novela y estoy llorando por los rincones. ¿Qué vamos a hacer si los chupitos de ron de sake?

Besos, guapetona