jueves, 3 de junio de 2010

El Ángel Negro © (Capítulo 60)

Debido a la extraordinaria acogida que ha tenido El Ángel Negro entre los lectores de la red, esta novela será publicada próximamente, por lo que por deseo expreso de la Editorial que la editará, me veo obligada a retirarla del blog. Espero que os alegréis conmigo con esta buena noticia y que sepáis disculpar las molestias.

Un abrazo.


Nieves Hidalgo

8 comentarios:

Annie dijo...

ahira voy a bebeberpor coraje no puede ser Miguel eres un bruto xq no puedes aceptar que alguien te ama, al diablo la pirateria, tu eres la gloria pero con esa actitud te conviertes en el diablo
saludos

Carolina dijo...

Será maldito, idiota, cretino, sinverguenza, mentecato...¿sigo?
Pero cómo no emborracharse con este tonto poniéndolo todo patas arriba con lo bien que iban las cosas!
Hoy sí que le doy al tequila, con limón y sal y una mirada furiosa de las que matan.
Besos de indignación contra el majadero del capitán.

Anabel Botella dijo...

A ver si es verdad que alguien le hace entrar en razón. Es cierto que después de calma viene la tempestad, como también sucede al revés.

Belén dijo...

Uff ¡Ya vuelvo a estar aqui! ¡Qué emoción! Han pasado tantas cosas... ya tengo ganas de ver esa lección que van a darle a Miguel ¡menudo cabezota!

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Siii, guapo Françoise, dale un puñetazo a ese cabezo, pero no os hagaís más pupas ¿vale?
Ni un tornado ni una tormenta tropical pueden aclarar las ideas a ese torpe chulo????

Venga, venga, Nieves, ponme una ginebrita y no se hable más, adjunto tapas variadas para todas, que no es bueno beber sin comer.

Juani dijo...

Oh! sabia Nieves, por favor instruyenos, estoy deseando ver que lección le reservas a nuestro "desorientado" Miguel. Que le escueza un poquito.

No entiendo de bebidas pero tanto alcohol con estas calores no se sienta muy bien. Cuidaos!!
Besos.

Nieves Hidalgo dijo...

Niñas, os veo muuuuuy mal.
El ron no os sienta bien. A ver si tenemos que cambiar a la gaseosa.

¿Verdad que Miguel es gilipuertas? Ay, Señor, estos hombres no tienen remedio, pero se va a enterar de lo que cuesta unpeine.

Besos a todaaaaaaaaaaaaas,

Bego dijo...

Si ya lo decía yo en el capítulo anterior, que se avecinaba tormenta.

Un beso.