jueves, 20 de mayo de 2010

El Ángel Negro © (Capítulo 46)

Debido a la extraordinaria acogida que ha tenido El Ángel Negro entre los lectores de la red, esta novela será publicada próximamente, por lo que por deseo expreso de la Editorial que la editará, me veo obligada a retirarla del blog. Espero que os alegréis conmigo con esta buena noticia y que sepáis disculpar las molestias.

Un abrazo.


Nieves Hidalgo

12 comentarios:

Carolina dijo...

Estoy dentro de la bañera siguiendo el consejo de Irdala, con una bolsa de cubitos de hielo amarrada al cuello.
Pero el agua sube y sube de temperatura! estoy que ardo, necesito más hielo.
Besos de buen viaje a Irdala.
Besos de hielo fundiéndose en la bañera.
Dios, qué capítulo!

Deli dijo...

Ha sido una escena preciosa y cargada de emoción... ¡Gracias Nieves!

Lilian dijo...

Que lindo capitulo,que forma tan sublime de contar toda esa pasion contenida que tenian ambos. Miguel no confundas, es que los hombres nunca entienden nuestros sentimientos como deberian, si Kelly llora por ti tonto, no porque no le guste.

La espera valio la pena, ahora no dormire esperando el de mañana.

Perdon Carolina permiteme este porfi, luego me puedes demandar (Besos de Pasion Consumada)

carla andrea dijo...

WOW cuanto tiempo acumulando emociones, porque malinterpreto las lagrimas si el mismo queria protegerla, consolarla...tonto hombre...

Que capitulo mas cargado de deseo y complicidad...solo caricias y miradas...

Gracias Nieves...

Un abrazo enorme

Anabel Botella dijo...

Cuánto daño hacen los malos entendidos, las palabras que no se dicen.

Me ha encantado el capítulo de hoy, y esta escena es preciosa, quiero más de estas. Vale la pena esperar para leer momentos como estos ;)

Belén dijo...

ohh!!! ¿por qué habrán siempre esas malas interpretaciones? ¡Caray, que manera de complicarse la vida!! Me ha gustado muchísimo la manera de narrar este magnífico encuentro (iba a llamarlo revolcón pero no quedaba bien)
Faltan los besos de Carolina, no los veo
Besos míos pues, aunque más sencillos

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Soy la primera de deleitarme....aigggg, Nieves.
Este placer aún lleva preguntas y malentendidos, ayyyyy.

Nieves Hidalgo dijo...

Sabía yo que montaba alguna jajaja.
Esto no es lo mío.
He autorizado los comentarios, pero al revés. ¡Por Diossss!
Natàlia aparece la última cuando estaba la primera y Carolina, que estaba en la bañera se ha quedado en primer lugar.
¡¡¡Lo siento!!!
Mañana intentaré hacerlo mejor.

Voy a flagelarme ahora mismo.

Besos de lamentación a todas.

Ángeles Ibirika dijo...

Lo he leído esta mañana y me he quedado babeando (¿se puede decir babeando y seguir pareciendo una señora? ¡jejeje)

¡Qué escena tan intensa y emocionante! Y no me estoy refiriendo exclusivamente al “hecho”, sino a la forma de narrarlo que me ha dejado el corazón a mil por hora.

Gracias, Nieves. Este Miguel está siendo mi perdición ¡jejeje!


PD: No lo has hecho mal, Nieves. Antes de aceptar los comentarios los ves en el orden inverso al que se han hecho, pero al publicarlos salen bien. La primera en escribir fue Carolina, y Natàlia pensó que era la primera porque aún no habías autorizado los comentarios y no los veía.

Juani dijo...

Sencillamente precioso ...
Pero este Miguel que no se aclara ay! lo que pasa por callar siempre lo más importante... con lo fácil que es preguntar.
Besitos.

Bego dijo...

¡Ayyy, Nieves!, solo puedo decir que ha sido bellisimo.

Nieves Hidalgo dijo...

Menudo atracón te estás dando, Bego. jajajja

Besos, guapetona