sábado, 15 de mayo de 2010

El Ángel Negro © (Capítulo 41)

Debido a la extraordinaria acogida que ha tenido El Ángel Negro entre los lectores de la red, esta novela será publicada próximamente, por lo que por deseo expreso de la Editorial que la editará, me veo obligada a retirarla del blog. Espero que os alegréis conmigo con esta buena noticia y que sepáis disculpar las molestias.

Un abrazo.


Nieves Hidalgo


14 comentarios:

Carolina dijo...

Yo quiero ser también botín de guerra, que esto es inaguantable, insufrible, excitable, tenso y esperanzador. Jopé que tú me haces sufrir y yo me tomo la revancha, y luego me haces sufrir de nuevo...Nieves, somos malas, malísimas, jeje.
Besos atontados queriendo ser botín de guerra.
Besos atontados a estas horas para Irdala y Lilian.

Irdala dijo...

Esto no ha hecho más que empezar, créeme, así que ten paciencia.
Si quieres te cuento el final, jajaja.
Besos para ti, Carolina.

Juani dijo...

No sé qué decir...

Carolina dijo...

Irdala, ni se te ocurra!
Tendré paciencia y si es necesario me romperé los dientes contra el canto de una mesa, pero no me cuentes el finaaal!!!
Cielo, es un infierno por el que me lleva Nieves (y tú de rebote, je!) Besos rebotados.

Irdala dijo...

Vale, vale, no te lo cuento, si la verdad es que me lo paso genial viendo los comentarios de sufrimiento. Mira verás, en el capítulo de mañana, Kelly [...] y entonces Miguel [...] Ufff, lo de mañana... uf...

Besossssssssssss

Carolina dijo...

Eres más mala que Nieves, que ya es decir...Irdala, tenemos que hablar seriamente...es que se me agotan los besos inventados, uyyyyy!!!

Irdala dijo...

Jajaja, Nieves es mucho más buena que yo, es verdad.
¡Buenas noches!

Muchos besos de los de toda la vida.

Lilian dijo...

Ay por dios, pero si yo me ofrezco conforme a ser el botin de ese pirata*******. lo siento Carolina pero buscate otro puesto, este es mio ya, jiji.

Pero si yo fuera Kelly, ya estuviera comiendo y no precisamemte de la comida, COMO PODRE DORMIR AHORA.

Carolina si quieres te ayudo con lo de los besos inventados que tal este (besos de querer mas que hablar con el capitan):(

Ángeles Ibirika dijo...

¡Ainssss! ¡Cómo me gusta este hombre, por Dios! Está siendo retorcido, dejando que ella solita saque conclusiones sobre lo que le espera.
Ella es su botín, su juguetito...
Él es paciente como un gato que se relame con su ratoncito antes de comenzar con los zarpazos ¡jeje!
Pobrecita. Está empezando a darme pena ¡jeje!

Anabel Botella dijo...

Carolina siempre se me adelanta jajaja... Yo también quiero ser botín de guerra de Miguel. Qué oscuros deseos duermen en mi mente!!! Y un striptisse privado no lo hubiera aguantado yo.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

!Por fin! Ese botín suculento lo devorará uno que me sé y ella querrá.
Bsooos, uf.

Carolina dijo...

Puntualizo:
Nieves, te quiero, y gracias a tu relato, no solo me lo paso en grande sino que esto se ha convertido en un club de estupendas amigas aficionadas a tus historias.
Lilian, yo llegué primero, como dice Anabel, me adelanto pero es que soy ave nocturna; puedes ayudarme con los besos.
Irdala, sigo pensando que tu trabajo es estupendo, gracias en nombre de todas.
Ángeles, sufrir, sufrir, es el lema de Nieves, pero sé que pronto nos hará suspirar.
Anabel, compañera, aunque yo me adelante, siempre serás la primera.
Gracias, Nieves por conseguir conectarnos a todas a través de tus relatos.
Besos de pura satisfacción y besos de cariño para todas.
Pero Miguel es mío.

Ángeles Ibirika dijo...

Carolina. Es cierto que tú llegaste primero, pero yo no soy celosa. Estoy segura que Miguel, después de cumplir contigo, puede seguir con las demás. Tampoco voy a protestar por el orden. La última también estaría bien ;-) Ser la última acostumbra a tener muuuuuuchas ventajas ¡jejeje!

Gracias por todo, Nieves e Irdala. El resto de gracias se las daré personalmente a Miguel

Nieves Hidalgo dijo...

Buenooooooooo, cómo está el patio.
Voy a crear EL CLUB DE LAS MIGUELIÑAS.

Irdala es más mala que yo, eso fijo. Pero se lo perdonamos todo porque si se nos cabrea nos deja sin Miguel.

Me encanta este rifi-rafe que os traéis entre todas, jajaja.

Chicas, en serio, os quiero un montón y me lo paso genial leyendo vuestras ocurrencias.

Estoy como un sorbete y tomando un colacao calentito así que...

¡¡¡Besos chocolateados!!!