domingo, 9 de mayo de 2010

El Ángel Negro © (Capítulo 35)

Debido a la extraordinaria acogida que ha tenido El Ángel Negro entre los lectores de la red, esta novela será publicada próximamente, por lo que por deseo expreso de la Editorial que la editará, me veo obligada a retirarla del blog. Espero que os alegréis conmigo con esta buena noticia y que sepáis disculpar las molestias.

Un abrazo.


Nieves Hidalgo

8 comentarios:

Carolina dijo...

Bieeen, eso es un hombre, un pirata y una persona cabal e inteligente.
Yo también quiero ser grumete en el Ángel Negro (o pinche, lavaplatos, escanciadora de ron, fregacubiertas, izadora de velas..., lo que sea).
Besos de marinera, de pirata, corsaria, bucanera...!

Welzen dijo...

Si admite grumetes yo también me apunto.

Lilian. dijo...

Ese es mi Miguel no solo Guapo, Tambien generoso. por eso lo quiero.

Nieves deja de darnos vuelta y que se realice el encuentro entre kelly y miguel, pero ya.

Ángeles Ibirika dijo...

Yo me conformo con el puesto de "hacedora y deshacedora de la cama del capitán" ¡jejeje!

¡Cómo me gusta este pirata! Y quiero que zarpen ya, que tienen que ir a apresar barcos, ¡leches!

Besos a montones

Anabel Botella dijo...

¡Cómo me gusta Miguel! Sí señor, un hombre de pies a cabeza. Si tiene tanta maña para todo yo lo sigo esperando a que llegue a Valencia.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

!Qué hidalgo este pirata! galladía, valor, generosidad, !viva Miguel! En estas ¿para cuandop el encuentro de pasiones desatadas?

Que atraque en Barcelona, no es mal puerto, jejeje.

Anónimo dijo...

Por fin! he recuperado el ordenador que estaba en el taller. Acabo de leerme los 3 capítulos atrasados que llevaba.
¡Qué emocionante esta esto! Cada vez se pone mejor.
Besos,
Juani.

Nieves Hidalgo dijo...

Hola, chicas.
Yo os puedo recomendar, claro.
Carolina, te cedemos el puesto de fregacubiertas, que no me gusta nada limpiar el piso. jajaja

Welzen, preciosa, te admitimos de grumete.

Lilian, que sí, que ya viene el encuentro.

Ángeles, picaronaaaaaaaaa, jajaja

Anabel, Natàlia, poneros de acuerdo en el puerto, no se auq ese nos pierda y eche el ancla en Madeira.

Juani, qué bien que ya tengas ordenador para uirte a la tripulación del capitán De Torres.

Chicas, os adoro.
Besos