sábado, 8 de mayo de 2010

El Ángel Negro © (Capítulo 34)

Debido a la extraordinaria acogida que ha tenido El Ángel Negro entre los lectores de la red, esta novela será publicada próximamente, por lo que por deseo expreso de la Editorial que la editará, me veo obligada a retirarla del blog. Espero que os alegréis conmigo con esta buena noticia y que sepáis disculpar las molestias.

Un abrazo.


Nieves Hidalgo

6 comentarios:

Carolina dijo...

Jo, que se lo cargue, quiero sangre (uy, me estoy volviendo un poquito sádica), pero que suelte a la criatura, mon Dieu!
Bisous madame!
(Y a tí, Irdala, tu ya sabes por qué, je!)

Deli dijo...

Ya queda menos para el reencuentro!! :D

Anabel Botella dijo...

Madre mía, cada vez se pone mejor la historia. Es una pena que los capítulos sean cortitos.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

A espada el duelo o a puñetazo, que intriga. Al chico que lo suelte el valeroso Miguel...ayyy Nieves que nos ponemos en tu lugar, ayyy que se acerca el encuentro, uyyy, bsitooo.

Ángeles Ibirika dijo...

¡Ayy, por Dios! Que yo también quiero sangre, como Carolina ¡jeje! No será al primero que mata, ¿no?
Con el corazón en un puño, me voy pero volveré mañana a por más... no sé si con sangre o sin ella. Me temo que con ella ¡jeje!
Besosssssssssssssssssssss

Nieves Hidalgo dijo...

Pero mira que sois sanguinarias, chicas.
¿Queréis que se cargue a Depardier?
Vale, pero habrá que esperar a mejor ocasión, con Kelly de por medio.

Besotes