sábado, 1 de mayo de 2010

El Ángel Negro © (Capítulo 27)

Debido a la extraordinaria acogida que ha tenido El Ángel Negro entre los lectores de la red, esta novela será publicada próximamente, por lo que por deseo expreso de la Editorial que la editará, me veo obligada a retirarla del blog. Espero que os alegréis conmigo con esta buena noticia y que sepáis disculpar las molestias.

Un abrazo.


Nieves Hidalgo


9 comentarios:

Carolina dijo...

Pero qué tristeza tan grande, ¿hasta cuándo los vas a tener separados?. Un arrumaco, plis, que están destrozaooos (y yo también).
Besotes desesperaos.

Bego dijo...

Me uno a la petición de Carolina, ¡ten compasión Nieves!

Te envio un abrazo y el deseo de un feliz fin de semana y día de la madre.

Bego dijo...

Se me olvidaba, la imagen que acompaña el capítulo de hoy me encanta.

Annie dijo...

ahhh q emocion ya esta recuperado Un mes asi de fuerte fue el castigo
pobre Kelly ha de sentirse muy mal y Miguel ayy dios cuanto resentimiento y lo q le falta vivir
gracias nieves
pd: yo tambien soy sadica me gusta ver sufrir jejej

Ángeles Ibirika dijo...

¡Qué bonito, qué emocionante, qué escena para leer y releer un montón de veces! Has plasmado las emociones del momento de una manera que se encoje el corazón hasta casi desaparecer.
Cuando leo cosas así recuerdo por qué comencé a seguirte.
Un abrazo gigante.

Anabel Botella dijo...

Ayyyy, esos ojos gatunos... qué pena, Nieves. A ver si pasa algo que nos alegre el alma, que nos tienes con el corazón en un puño.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Me reconcome la intriga, ahora estan muy alejados el uno de la otra, veremos, veremos.
Bsitooo

Anónimo dijo...

Miguel esta cegado por la venganza, pero seguro que no se esperaba la disculpa de Kelly.

Me encanta la foto y el actor.(" Les beaux ténébreux" son mi debilidad.
Besos,
Juani

Nieves dijo...

Hola, amigas.
De verdad, ya no encuentro palabras. Me arropáis de un modo que me hace saltar las lágrimas.

Gracias por seguir esta novela.

Montones y montones de abrazos y besos a todas