miércoles, 28 de abril de 2010

El Ángel Negro © (Capítulo 24)

Debido a la extraordinaria acogida que ha tenido El Ángel Negro entre los lectores de la red, esta novela será publicada próximamente, por lo que por deseo expreso de la Editorial que la editará, me veo obligada a retirarla del blog. Espero que os alegréis conmigo con esta buena noticia y que sepáis disculpar las molestias.

Un abrazo.


Nieves Hidalgo


9 comentarios:

tamara dijo...

Gracias x la historia es unica me encata todas las noches espero con ansia k den las doce para poder saber como continua esta historia me tiene super engaxada si no leo el capitulo antes de acostarme no puedo domir jejejeje

Carolina dijo...

Pobrecito Miguel, qué pena, cómo me gustaría curarle las heridas.
Malditos Colbert!
Ay, que sufrimiento tengo.
Besos apenados.

Bego dijo...

¡Ayyyy pobre!, yo también me apunto a cuidarle.
Que mala, maliiiiiiisima has sido Nieves.

Besos.

Annie dijo...

lloro pobre muchacho
de milagro salio vivo
ahora falta q al otro dia
lo pongan a trabajar
me moriria de pena
q se recupere me uno a la
brigada
cuidemos a Miguel
saludos nieves
ana

Ángeles Ibirika dijo...

¡Ainsss, qué pena! ¡Pobrecito Miguel!

Muy bien, Nieves. No has flaqueado, y me gusta. Tengo el corazón encogido, como debe ser.

A ver ahora cómo se va recuperando de tanto dolor.

Un beso grandote, preciosa.

(Voy a llevar a mis perritas al veterinario. Y me voy pensando en Miguel. ¡Pobrecito!)

Nieves Hidalgo dijo...

Tamara, Carolina, Bego, Annie

ya no sé como agradecer vuestro apoyo. Sois geniales.


Ángeles, suelo no flaquear, como tú. Espero que lo de las perritas sea una visita rutinaria.

Cientos de besos para todas

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Ayyy, cuanta pupa al pobrecillo Miguel, y ese hijo de cabrón lo pagará, eso nos debes Nievecitas.
Ahora a curar al chico y que venga lo que dios o sea Nieves, quiera, amén. Bsitooo con el ay en el cuerpo.

Angelita, no me llames blandengue, jejeje, que yo al Quinto lo he metido en cada una, y no ahorro sangre e hígado, uuuy. Malvada soy cuando conviene. Para rematar este JUEVES finiquito al Quinto, ya lo añoro, snifff, pero nada dura siempre.

Anabel Botella dijo...

Yo también lo cuidaría si estuviera en el lugar de Kelly. Menos mal que ha acabado la tortura para Miguel.

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, lo que se esta cociendo. Edgar tiene en mente el paricidio. Pues vaya familia!! ¿De donde ha salido Kelly con ese corazón tan noble?
Yo también me he quedado con las ganas de ir a cuidar a Miguel. Menuda paliza!! Qué aguante!! y sin chistar!!! Qué hombre, qué hombre !!
Besos,
Juani.