martes, 20 de abril de 2010

El Ángel Negro © (Capítulo 16)

Debido a la extraordinaria acogida que ha tenido El Ángel Negro entre los lectores de la red, esta novela será publicada próximamente, por lo que por deseo expreso de la Editorial que la editará, me veo obligada a retirarla del blog. Espero que os alegréis conmigo con esta buena noticia y que sepáis disculpar las molestias.

Un abrazo.


Nieves Hidalgo


14 comentarios:

Anónimo dijo...

hola
de nuevo xaqui xD MIGUEL tiene agallas lo adoro, q el panzon feo del capataz no le haga nada, ya esta sufriendo bastante
la venganza va estar interesante e intensa
saludos nieves
atte ana

Anabel Botella dijo...

Miguel es genial. No se calla ni debajo del agua. A ver si eso le va a traer más complicaciones de las que tiene.
Mañana más.

Carolina dijo...

Uf! la tensión se respira en el ambiente, hasta se podría cortar! Qué pasará cuando se encuentren otra vez a solas? Aisss, qué nervios!
Besos y achuchones.

Belén dijo...

Bueno, al fin he podido ponerme al día. Me gusta la historia y ésta ya va cogiendo forma. Desde luego, Miguel y Diego han ido a parar a un lugar terrible. ¿Podrá Kelly hacer alguna cosilla para mejorar su situación?

¡Menudo carácter tiene Miguel! ¿Pero qué puede esperarse de un español?

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Uy, uy, uy, ese Miguelito no se muerde la boquita, menudo ejemplar, y tiene a la nena Kelly con sofocos, no me extraña.
Nieveees, dientes largos tengo.
¿Y el Dieguito qué tal? Apenas lo describes, mal no estará digo yo.
Para amiguita cuadraría, o nooo???
Bsos nerviosos.

Ángeles Ibirika dijo...

Este Miguel me provoca palpitaciones. Me encantaría que viniera a preparar a mis caballos... si los tuviera ¡jeje!

La historia emociona, Nieves, y eso es imprescindible para mí. Creo que ya lo sabes ;-)

Un abrazo grandote

Ángeles Ibirika dijo...

Por cierto. Olvidé felicitar a la que escoge las fotos. ¡Por Dios! ¡La de este capítulo roba el aliento! Es perfecto para Miguel

Nieves Hidalgo dijo...

Hola de nuevo, amigas.
Es verdad que Miguel no se calla nunca y eso le va a traer problemas.
Temiendo estoy que llegue lo que ha de llegar, porque alguna me va a poner verde, pero.... así se hizo y así la colgaré.
Pido perdón por anticipado y aviso: no os creáis tooooooodo lo que sucede, que puede haber sorpresitas más adelante.

Gracias por seguir aqui.
Y sí, Ángeles, la que elige las fotos es... ¿cómo se dice ahora? ¿supermegaguay? ¡Pues eso!

Besos a todas

Anónimo dijo...

Por Dios que foto!!! si es que me lo imagino en la escena que has descrito en este capítulo Nieves y soy yo ella y me tiro a su cuello!!! ja ja ja
Enfín.. como dice Ángeles Ibirika me encantaría que preparara mis caballos.. que digo mis caballos... a mí!!!ja ja ja.
Por cierto Ángeles, me estoy leyendo tu libro y es realmente PRECIOSO!!! Lo empezé ayer y estoy enganchada!!! Y todo gracias al reportaje que hizo Nieves aquí, que pude descubrirte...
Un besazo a las dos!!
Marta

Ángeles Ibirika dijo...

Muchas gracias, Marta. Me alegra que te esté gustando. No puede existir pago más gratificante que ése para un escritor.
Espero que disfrutes hasta el final, y que te queden ganas de volver a leer algo escrito por mí.

Y yo también doy las gracias a Nieves por la oportunidad que me brindó; por las que me brinda continuamente.
Un beso enorme a las dos.

¡Ah!, y otra cosa. Yo “tampoco” hablaba de caballos cuando quería traerme a Miguel conmigo ¡jeje!

Nieves Hidalgo dijo...

Marta, me lopasé en grande con a entrevista de Ángeles y su novela no tiene desperdicio, es simplemente estupenda.

Ángeles, ya sabes que fue un placer.

Y dejad de pensar en cosas cochinas las dos. Por favoooooor, vais a conseguir poner colorado al pobre Miguel.

Besos, chicas

Ángeles Ibirika dijo...

O contento, Nieves. También es posible que pongamos a Miguel contento ¡jejeje!

Besosssssssssssssss

Bego dijo...

Asombrada, así me he quedado. Si hasta yo dejé de respirar a la espera de lo que podía haber sucedido.

Nieves Hidalgo dijo...

Ángeles, estoy segura: contantísimo. jajaja

Bego, la intriga es lo más importante, ¿verdad?

Besos, chicas, sois estupendas.