martes, 22 de diciembre de 2009

Autora: Natàlia Senmartí

Natàlia Senmartí Tarragó es la autora que hoy voy a presentaros. Como ella misma dice, una Virgo con ramalazos de Libra. Barcelonesa. Amante de la escritura, de la lectura, de la fotografía. Sobre todas las cosas, amante de la creación. Ella dice que su blog es una ventana abierta y, ciertamente lo es. Una ventana abierta a un mundo mágico, donde la Historia, con mayúsculas, impone, asombra y abruma por su fluidez.
Pasearse por el mundo de esta autora es como tirarse de cabeza a épocas pasadas, donde podemos encontrarnos a Teseo, Magmud (la espada de Alá), Tiberio o Quinto. Natàlia es un escaparate al buen hacer, al dominio de la palabra escrita.
También de esta escritora he disfrutado en primicia con una historia que puso en mis labios una sonrisa nostálgica de leyenda pasada, nunca olvidada, siempre viva en el recuerdo de quienes amamos la aventura y los ideales.
Os recomiendo que os perdáis en su blog, porque no tiene desperdicio.
Es una gran escritora, en todo el sentido de la palabra.

-Eres de Barcelona, pero vives en Andorra la Vella y dices que eres emigrante y sin patria concreta. ¿Qué puedes decirnos sobre esa manera tan original de presentarte en tu blog?

__Antes que nada te felicito por esta generosa iniciativa, y !salves! te lanzo al aire, según mi estilo. ¡Salve a la amiga Jules! “me seduce lo que escribes, ¡suerte Jules!”
Ahora, uf, a las respuestas, ánimos:
Sobre la primera cuestión me remito a lo que dice el escritor libanés Amin Maalouf porque mejor que él no puedo decirlo:”No procedo de ningún país, de ninguna tribu. Soy hijo del camino, caravana es mi patria y mi vida la más inesperada travesía” Lo suscribo al cien por cien, y añado; una va donde hay trabajo, emigrantes somos o fuimos ¿o no nos acordamos? La patria, término relativo y manipulable, es donde una trabaja y vive, se integra, se enriquece y convive. No me quejo de esta digamos, patria andorrana, lo mismo, supongo, diría en Rabat, por un decir. En Andorra la bella con B, lo único que añoro es la mar.

-Está claro que para ti la Historia es lo primordial, algo con lo que convives y que te entusiasma. Hasta su saludo, ¡Salve!, evoca tiempos pasados. ¿Por qué es tan importante perderte en tiempos pretéritos?

__Acudo a la respuesta socorrida; del pasado venimos y nos explica, es la raíz y el perfume. Nunca salgo de casa sin darme un toque de colonia, fresca, pero que lleva un proceso largo para convertirse en eso, perfume, como el buen vino. El ”viejo” pasado nos da energía. No es nostalgia enfermiza, ni huir del presente, ni por supuesto; un concepto importante, es gozo, placer, una opción personal y también asumir y detectar el sufrimiento eterno del ser humano. No somos tan distintos a Quinto a Sexto o a Livia. Además, me encantan las termas romanas, eran pulcros aquellos ciudadanos y ciudadanas. De ellos me enamora que desconocían la palabra pecado, por algo será. Ahora que caigo, dices historia con mayúsculas, pero a la postre, todo libro es una historia. Otro detalle; te recomiendo que al entrar en una trattoria en Roma exclames: “¡salve!” se quedarán tan anchos, al salir pueden decirte; “tanti auguri” o “auguri” a secas: buenos augurios, aproximadamente. Perdura el latín donde nació y en nuestros idiomas, voto a Venus.

-¿A qué edad empezaste a tomarle el gusto a escribir? ¿Por qué lo hiciste?

__Adolescente, más o menos. Entonces escribía las horrendas cursiladas y poemas viscerales de la edad. Hoy respeto tanto a la poesía que apenas la toco, es lo más difícil; decir mucho con poco. A escribir narrativa en plan firme; casi como el respirar, me puse mucho más tarde y ya no puedo evitarlo. Para escribir hay que leer mucho y de todo. En la universidad aprendí a concentrarme y a ser metódica, me licencié hace poco, y es de las cosas de las que jamás me arrepentiré. Eso de la escritura es droga dura, estoy flipada y tengo mono diario del tecleo, otra cosa es el resultado ¿y lo bien que lo he pasado? Se sufre escribiendo, cierto, no obstante es un martirio con gustirrinín ¿para qué vamos a negarlo? nadie nos fuerza. Pero, insisto, a escribir se aprende leyendo, lo cual no garantiza que una se convierta en la Mary Renault o la Lindsey Davis, lo que sí garantiza es que nadie nos quitará lo leído.

-Sé que algunas portadas y dibujos son obra de tu hija. Por cierto, son preciosos. ¿Tu familia secunda tu amor por la escritura? ¿Cómo combinas el ser madre, esposa y autora a la vez, además de ser profesora de Historia del arte y cine?

__No voy a ponerme la corona del “non plus ultra femenino” precisamente los míos, pareja, más hijo e hija, han asumido mi neura resignadamente porque no bajo del burro y me han ayudado arremangándose, o yo les he marcado ese caminito espinoso de la lavadora y fregar platos. Depende del ambiente en que una viva o que una construya. Ahora me doy una tregua bloguera para dedicarles más tiempo, se lo merecen. Lo de profe es el “curro” deleitoso, porque trabajo en lo que me gusta. Proclamo que no me quejo de nada, me basta con ver a tantísimas mujeres haciendo doble o triple jornada, sin mentar otros azotes físicos o morales. Lo del dibujo fue antes que la letra, una hacía garabatos en la cuna, casi. Lo de la hija, puede originarse por mimetismo al verme con los pinceles todo el día, y también por llevarlo dentro ¿genéticamente? Ahora me supera con creces…orgullo materno será.

-Te han publicado algo como ilustradora y dos relatos en catalán. Cuéntanos algo de esta faceta tuya como dibujante.

__Se me van las manos al lápiz lo mismo que al teclado ¿voluntad de los Hados? Os diré que he crecido viendo cine, la imagen en movimiento forma parte de mí y corre por mis venas y mis ojos. Cada escena que escribo es como una secuencia cinematográfica, la “veo”. El cine, seguro, influencia mi forma de escribir, y la pintura o la escultura, por decirlo en una palabra; la estética. Reconozco, que quizás por deformación profesional, día a día con el mismo tema, soy proclive a la fascinación por la “belleza” que es voluble, equívoca, íntima para cada cual, variable a través de los tiempos, pero, para mí, ¡una atracción fatal! La fotografía me facilita atrapar una idea o una sugestión ¿os suena? Pues eso.

-Dices que te gusta el cine y dos de tus película preferidas son Match Point y Con faldas a lo loco. Dos películas antagónicas donde las haya. ¿Tan diferente eres internamente? ¿Existen en ti dos personas distintas?

__Me entreno en aquello de “conócete a ti misma” y temo que no lo conseguiré. Antagónica soy y múltiple cual ojo de mosca. No sé, no hay nada claro, más bien veo un sopicaldo múltiple que me estimula, tiene tropezones sabrosos, otras veces saben ácidos. La curiosidad es el motor para no aclararse de nada, pero al menos resulta un pasadizo sin fin con puertas de todos los colores. W. Allen me gusta, me gusta Wilder, O. Welles y J. Ford…es que me mentáis a los dioses del Olimpo cinematográfico. Uno me gusta por esto, el otro por aquello, los adoro, son mi gente ¿para qué escoger? En lo variado y variopinto existe el encanto. Os digo que a la larga, esos genios cuentan la misma historia, más o menos y con ellos viajamos, sucede lo mismo con la lectura. En mis relatos trato de proponer ese viaje, lo de menos es donde o cuando suceda.

-Cuéntanos que es Quinto para tu espíritu.

__Sale el chico…Pues resulta que lo veo ingenuo, sin malear, sin resabios y el infeliz se acomoda a mis ocurrencias sin decir ni pío ¡Espera! rectifico; algo dice y protesta, lo juro. Renueva mi espíritu, como decís, porque apuesto por la juventud o estamos perdidos. El contacto con una hija y un hijo jóvenes me dan ese impulso para trazar el personaje. A los jóvenes les dejamos un mundo que…!para qué hablar! Sin embargo los hay que reflejan esa nitidez, esa energía, mala leche, ansias y creatividad, que me pone las pilas, Quinto es ellos y ellas. Es un espejo pulido que quizás se empañe, entonces lo dejaré a su destino, además aún no sé como acabará. Lo cierto es que para componer a Quinto a base de relatos sueltos, me las veo y las deseo, resulta muy excitante someterle a los caprichos de los temas que se proponen en Los Jueves de Tèsalo o los Sábados Literarios de Mercedes, jamás había escrito según la marcha, bajo la incógnita y me parece muy creativo e inusual, luego retoco, pulo, añado retazos y capítulos para ligar ese galimatías y que resulte coherente el hilo narrativo. Ayyy, nunca acabo de corregir, aunque al final me decidiré y pondré “the end”. Sin el apoyo y los comentarios de los compañeros y compañeras, Quinto no existiría, a ellos y ellas os dedicaré la novela, si la acabo algún día.

-Si hubieras podido elegir la fecha de tu nacimiento ¿en qué época te habría gustado hacerlo?

__La respuesta es previsible. Me veo de patricia romana con villa frente al balcón de la mediterránea, pongamos, en Tàrraco. Me lo servís en bandeja y me sitúo en el s.II, época de Adriano. No se estaría nada mal de ricachona, nunca se está mal de eso. Ni hablar de edad média: piojosa, sin termas, con las calzadas comidas por los hierbajos, sin letrinas públicas, los acueductos echándose a perder, con la Inquisición y las Cruzadas… ¿Dónde se quedó el método romano? Aquello denominado; brigadas de mantenimiento. !Ah! pero tiene su encanto, lo admito y lo he escrito. ¡Qué rara soy! Voy de lo exquisito a lo oscuro. Será la atracción de los polos opuestos o pido hora al psiquiatra como W. Allen.

-Los personajes de tus relatos tienen una frescura que sobrecoge. Son de antes y de ahora, una mezcla difícil de ligar, pero tú lo consigues con pasmosa facilidad. ¿Te salen así, sin más, o los planificas hasta encontrar una personalidad arrolladora?

__Pues no me estrujo los sesos, me salen así, sin mucha planificación, a veces siento que quieren entrar en el relato o me salen al encuentro en medio de un Via romana. Lo de “personalidad arrolladora”, depende, me gusta que mis personajes tengan debilidades, que cometan errores, que se equivoquen, nadie es perfecto ¡ni Quinto! Me defraudaría que se le viera idealizado. La verdad es que si nos trasladáramos a como hablaban aquellas gentes, tendría que escribir a lo Catulo, Virgilio o a lo Cicerón, y no me sale aunque los admire de cabo a rabo y los consulte a todas horas. Imposible ponerse en su piel. No viví sus tiempos, y resulta que entre los clásicos tampoco se dan la mano a la hora de reflejar lo que sentían o lo que sucedió de veras, que contradictorios somos desde Homero. Por lo común, si se escribe sobre el denominado género histórico, y conste, no me aclaro con las etiquetas, lo hacemos con nuestro lenguaje por anacrónico que sea, al revés también parecería ridículo. Quinto no habla como un chaval de Santa Coloma o de Sarriá por pijo, pero tampoco suelta constantes latinajos que nos sonarían a suajili. Difícil dar con el tono narrativo, lo admito. Lo que quiero es transmitir una historia legible, cosa complicada. Otro de los imponderables de escribir sobre tiempos pretéritos es la documentación constante, no pongo ni una frase de no tener claro el contexto, incluso “visito” el lugar, me informo de la comida, del paisaje en una estación concreta trasladado a otra época, paseo por las ciudades, los muelles, los peinados o las vestimentas, los rasgos, me meto en casas y en costumbres, en religiones. Gracias a ese factor he aprendido cosas sobre botánica, por ejemplo, y me alegra. Admito que nunca se puede estar segura de la documentación, acudir a los clásicos, a historiadores, a tesis, haber estado en el lugar respirando la atmósfera, ayuda, pero cuento con cometer errores; los caza fallos sesudos, lupa en mano, los encontrarán en mis obras, me resigno. No obstante, por respeto al lector y hacía mí misma, me impongo la tarea de evitarlos en lo posible. Otro escollo en este tipo de relatos es evitar la pedagogía, el tono pedante, la lección erudita; se me pone el pelo de punta y lo tengo rizado, al pensar que puedo ofrecer esa impresión, la historia debe fluir entre los datos, y éstos deberían constar de pasada, como inmersos en el contexto, para darle entidad y verosimilitud, no sé si lo logro.

-He tenido la oportunidad de leer “El Bosque de Sherwood” y debo decir, sin faltar a la verdad, que me entusiasmó el modo en que nos muestras a un Robin Hood distinto, más sabio, más juicioso y que, sin embargo, mantiene el fulgor del héroe de nuestros sueños. Por favor, háblanos de esta historia.

__Dediqué ese relato a Richard Lester y su “Robin & Marian”. De nuevo el cine. Me embrujó el enfoque del héroe con los achaques de la edad, reflexivo, dando un repaso a su vida, descolocado en la época, dubitativo, relativizando las cosas, enamorado siempre y, siempre, rebelde. Lo más triste es abjurar de los ideales, ni acordarse, Robin da la vida por ellos ¡salves! Me inspiré en eso que se ha dado en llamar “film crepuscular”, pero en este caso no es un western, es edad média, pero igualmente válida porque todos somos crepusculares, o a eso tendemos, estoy en ello. Desmontar a los héroes, ponerles al ras del suelo, me atrae, lo he hecho en otra novela; “La paz de Troya”. No existen los héroes de piedra picada pero sin inventarlos no soñaríamos el ideal, que tampoco es cierto. Opino que cuando más les queremos es cuando los sentimos humanos, frágiles y soñadores, caídos del pedestal. Eso ocurre al despedirnos de la infancia, entonces el padre o el héroe, se nos convierten en humanos entrañables, próximos, entendibles y discutibles.

-¿Por qué se te ocurrió crear a un Robin maduro? ¿Qué querías demostrar a los que te seguimos?

__Vaya, creo que ya contesté a eso. Pero me gustaría puntualizar que nunca pretendo demostrar nada, eso queda al juicio de quien lea lo que escribo, detesto las sentencias, acojo las dudas y me gusta crearlas… ¡Ostras! ¿Solté una sentencia?

-¿Qué te gustaría que pasara con Robin y con Quinto? ¿Les ves en un escaparate?

__Muy monos con su portadita y su canesú. Así los veo, para eso escribimos, pero parece una carrera de obstáculos. Me centro en escribir, lo demás vendrá cuando lo quiera Fortuna.

-Como le dije a una amiga hace poco, con escritoras de tu envergadura, leer es un placer de dioses. Y a ellos invoco para que puedas conseguir tu sueño y se te reconozca el mérito que tienes. Por mi parte, sabes que tienes todo mi apoyo y mi cariño. Muchísimas gracias, Natàlia, por abrirnos con esta entrevista una ventana más con la que compartir tus sueños.

__Nieves cariñosa, que ellos, los dioses, te oigan, ¡ave, salves, èvoe! ¿Qué es la vida? Un frenesí y sueños y más sueños, que los tuyos se conviertan en realidad. Gracias amiga, tú me animas y a tu ventana me asomo; en casa me encuentro, o en el Olimpo, que es lo mismo.

Visita el blog de Natàlia Senmantí




26 comentarios:

Anónimo dijo...

Otra autora que no conocía y que te agradezco que nos presentes. Ahora mismo me paso a ver su blog.
Gracias por las entrevistas y feliz navidad.
Begoña

Anónimo dijo...

Felices Fiestas, Nieves. Me ha gustado leer la entrevista y también el cuento del palacio de hielo. Gracias por las dos cosas. Entro en tu blog para dos minutitos y siempre me paso mas de media hora, jaja.
Un beso
Coni

Ángeles Ibirika dijo...

¡Qué sorpresa tan bonita ha supuesto descubrir a Natalia!

La entrevista me ha encantado, y su blog... tu blog, me ha parecido precioso, con carácter. Si no me equivoco, muy como tú misma. Las ilustraciones espectaculares, llenas de arte y de ternura.

Felicidades, Natalia. Con tu permiso, me hago adicta a ti, a tu blog, y a las ilustraciones de tu niña.

Un beso para ti, y otros dos para Nieves y Lola, por hacernos estos descubrimientos tan valiosos.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Lo mismo digo dulce Ángeles, un placer vernos por esta casa que es como la nuestra, un hogar cálido donde Nieves nada nevada, nos ofrece su apoyo. Nos vemos, te sigo angelita, espíritu de lo bueno, sea o no, navideño. Bsito de adicta a dicta y Fortuna a raudales para 2010.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Anónimo...lástima que te escondas, pero cada cual es bien libre.
Bienvenido a mi ventana !salves!

jules dijo...

¡Fantástico! No podía esperar mejor regalo de cumpleaños que esta estupenda entrevista hecha a medias por las dos personas a quienes más quiero y admiro. Natalia, te sales con tus respuestas tan largas, ¡ay, y yo que pensé que me enrollaba demasiado! Pero, muy, muy bien; no me hacía falta, la verdad, porque desde marzo que nos conocemos, y ya sabía jajaja de qué pie calzabas. Pero igualmente ha sido un gustazo encontrarte en el blog de Nieves. Maravillosa iniciativa la suya de promocionarnos. Hay fes que mueven montañas... Desde aquí, la biblioteca, un saludo muy cariñoso y un beso muy grande y muy sonoro. ¡Salves! Ah, y que no lo he dicho: si alguna vez vuelvo a Roma, quisiera hacerlo en tu compañía... siento que me quedó mucho que ver y que aprender.

Tèsalo dijo...

Quien ha comprendido que hay constantes, pues ha sido lectora de los grandes cradores, ha desarrollado al cabo clara identidad.
En la cartelera o escaparate, se me ofrecen historias necesarias.
Era inevitable volver al cabo a la lectura o visionado. No somos solo razones de tipo introspectivo. Somos esto que existe y aquello que ocurriò.
Natàlia, me lo cuenta.

Tèsalo

Annick dijo...

Siempre se aprende de las entrevistas , aunque sea de amiga como Natália.
Encantada de conocerte Nieves y felicidades a las dos.

Abrazos desde Málaga.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Juleees, nos conocemos, ya lo creo y es un gran placer conocerte, ya ves que me despachado a fondo por culpa de la pillina Nieves y de la no menos astuta Loli, a ambas las adoramos. A tí te diré, más tarde, besssso, gracias.

Tèsalo, amigo, somos aquello que existe y lo que ocurrió, luego si nos acordamos, lo contamos (ya pasó si pasó un segundo), cada cual a su estilo. Un abrazo cariñoso, compañero.

Annick, estoy con lo que dices, siempre se aprende, eso nunca se acaba y se aprende a valorar este calor que me ofreces con tus palabras, un tesoro.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Nieves,

Es la primera vez que visito tu blog, y la verdad es que me encanta. Le has hecho una entrevista impecable a Natàlia Senmartí, y ella ha estado a la altura de las circunstancias. Se percibe en ella mucha autenticidad, gran inspiración, y, sobretodo, una dosis muy alta de Humanidad y Humanismo. Creo que, después de esta entrevista, la conozco desde hace mucho tiempo: tan diáfana es su exposición y la explicación de sus preferencias, y la forma que tiene de trabajar y escribir. En definitiva, una delicia de entrevista en todos los aspectos. También tomo nota de la seguridad y aplomo de que hace gala Natàlia al responder a tus precisas preguntas. Nos ha abierto su alma y sus inquietudes y ahora parece que la conocemos de verdad.
Regresaré con frecuencia a este espacio tan interesante.

Aprovechando la circunstancia, te deseo UNAS FELICES FIESTAS Y TODA LA FELICIDAD DEL MUNDO, a ti, Nieves, y también para Natàlia.

Un beso,

Antonio

PS.: Ahora me voy al blog de Natàlia

Irdala dijo...

Ha sido un auténtico placer leer esta entrevista. Admiro la inteligencia, la discreción,la modestia y la sencillez, y creo que esa está siendo hasta ahora la tónica común de todas las entrevistadas.
Te deseo mucha suerte, Natàlia, te la mereces y estoy segura de que te llegará.
Besos para la entrevistada y la entrevistadora.

elena clásica dijo...

Hola Nieves, es un placer descubrir este blog. Me ha gustado mucho la entrevista que le has hecho a Natàlia, llegando al fondo del alma de sus personajes.
La literatura de Natàlia es excepcionalmente buena en su calidad formal y de contenido. Me ha encantado su faceta de dibujante, pintora, también fantástica.
Un placer grande leeros.
Un saludo.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

ANTONIO, IRDALA, ELENA...LA VERDAD, ME DAÍS TANTOS ÁNIMOS, CADA CUAL A SU MANERA CÁLIDA Y CARIÑOSA QUE ME QUEDO...MUDA TOTAL.
En honor a vosotras y vosotros, a Nieves y a Lola, milagrosas hacedoras de este milagro, proclamo sin dudas que vale la pena escribir. !Buena manera de gastar parte de la vida! Parte...claro. !SALVES!

Anónimo dijo...

Bueno la verdad es que acabo de leer la entrevista y todo lo que habeis escrito y ya no se que más poner.... enfín Natâlia yo ya te conocía porque sé que eres asidua de Nieves y por eso había entrado ya en tu blog, aunque solo a ratitos en mi ofi al mediodía excepto hoy que estamos más distendidos por aquí... ja ja ja. Como he dicho otras veces, admiro que haya personas con esa sensibilidad ya sea escribir, dibujar, cantar... enfín a veces me enfado por el petardeo que hay en la tele con personas que no saben hacer nada, cuando os veo a vosotros con el esfuerzo y la ilusión de regalarnos momentos increibles.
Feliz Navidad a todos los que paseais por esta casa, la de Nieves, nuestra casa, y a los que lucháis por haceros un hueco.
Un besazo enorme
Marta

VERÓNICA MARSÁ dijo...

Bueno, cuando una comienza a hacer un blog con ya unos añitos a la espalda, como es mi caso, creo que lo hace por dos razones principales: porque le gustan lor retos y porque tiene pensamientos y argumentos que comunicar a personas que los aprecien. Cuando escribo, bien sea una corta entrada en el blog o una conferencia "sesuda" como dice Natalia, trato de crear atmósfera, de involucrar al lector, de hacerle sonreir o pensar, depende. Conozco poco tiempo a Natalia, unos días únicamente, pero su comunicación es fluída y arrulladora, cálida e inteligente, arropadora y sutil; es como ella, una transmisora de aquello que le inquieta y apasiona.
Un abrazo y gracias por mostrarnos en esta entrevista a una gran personalidad.
FELICES DÍAS.

Nieves Hidalgo dijo...

Si sabía yo que os gustaría.
Lo que más me asombra de Natàlia es la frescura de sus respuesta cuando siempre se encuentra enla época de Quinto. jajaja

Natàlia, te mereces lo mejor por ser una persona tan estupenda.

Besos

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Anónimo, Verónica, Nieveeees, que ya no estoy en mí y tan ánsia tengo que muero porque no vivo (¿o era al revés?)...Vamos, ni una palabra me queda que añadir a vuestra amistad y cariño. Nos vemos siempre, bsitos de corazón !salveeees!!!!

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Un detallito Nieves, que la época del Quinto parece ajada, llena de telarañas latinas, pero....menudos frescachones eran los "CARPE DIEMS" esos.
Me voy al colgar el relato del JUEVES del Tèsalo amigo, el Quinto pide turno y guerra, si quereís lo saludaís.
!Aveees!!!!

jordim dijo...

gran descubrimiento.

Bruto dijo...

Gracias por reglarnos esta entrevista y permitirnos conocer un poco más a Natalí. Yo la descubrí hace muy poco, o, mejor dciho, ella me descubrió a mí, y pese a que al principio me resistía tontamente a sucumbir a los encantos del Quinto y de las "Salves", al final soy un soldado más de su legión de seguidores, aunque últimamante la vida se me haya complicado bastante y vaya con restraso, pero no me olvido de ella, no puedo, y la sigo, por supuesto, yo también soy un incondicional de Natalí. Gracias por mostrárnosla un poco más de cerca.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Amable Bruto, te subo al grado de centurión, gracias por este comentario y por seguirme, desde luego, cuando puedes, que vamoooos a tooopes. Lo mejor para 2010 de mi parte y de Quinto, te deseo.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Jordim, no te conocía, espero que el grato conocimiento sea mútuo, !aves!

Teresa Cameselle. dijo...

Estupenda entrevista, como estupenda es la entrevistada. Leerla es un placer, escucharla en vivo y en directo, una maravilla, y yo he tenido la suerte de hacerlo gracias a un día en que Natalia, camino de Roma, se perdió y vino a dar a Galicia, y no le quedó más remedio que enamorarse, otra vez, y hacerse con un refugio al que vuelve varias veces al año, para suerte mía, y de nuestras futuras tertulias.
Besos para las dos, y Feliz Año.

Isabel Romana dijo...

Felicidades, nieves, por esta entrevista a natàlia. Llego un poco tarde, la verdad, pero espero alcanzar vuestro perdón: voy muy liada últimamente y voy perdiendo trenes... En cuanto a la entrevistada ¿qué puedo decir? Natàlia es explosiva, un volcán en ebullición, traviesa. Ella dice que escribe "viendo" como las películas - y desde luego la creo -pero también escribe con el pincel. Sus textos tienen la vivacidad y el colorido de sus pinturas, son pura vida. Como ella misma. Se le salen los personajes del papel... Le auguro mucho éxito a su Quinto.
Felicidades a ambas y que tengáis un fantástico 2010. Saludos cordiales.

Nieves Hidalgo dijo...

Teresa, Isabel, mil gracias por pasaros por aquí para conocer más a Natàlia. Realmente, es una persona estupenda que se merece todo.

Feliz año también para vosotras.

Un beso

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Teresiña amable amiga, desde luego es un placer conocerte "in person" nos seguiremos tertuliando en vivo y en directo. Quinto te envía un dulce bico y yo dos. Tú me animas a escribir, lo cual es mucho, amiga.

Cariñosa Isabel, es muy amable que encuentres un momento para conocerme mejor, espero conocerte pronto en persona, y deseo que "Dido" navegue por los mares del éxito, lo conseguirás porque lo mereces como gran escritora. Gracias por darme ánimos, por empujarme a escribir, bsitos y !salves!

A TODOS Y TODAS, A NIEVES EN ESPECIAL, A LOLI, LO MEJOR OS DESEO PARA EL 2010 DE CORAZÓN, AMIGAS Y AMIGOS.