jueves, 2 de julio de 2009

Capitán Jenny © (Sinopsis y extracto del capítulo 1º)


SINOPSIS

Como enviado de Isabel I Tudor, Nicholas Russell, conde de Leyssen, deberá infiltrarse entre los corsarios comandados por el capitán Cook y recopilar pruebas de su traición a La Corona. Pero cuando llega el Melody Sea, se encuentra con que el temido lobo de mar no es otra que una muchacha, Jenny, hija de Cook.
Nick se verá envuelto en batallas navales contra los galeones de Felipe II de España, mientras trata de cumplir los deseos de su soberana y olvidar lo que le dicta la corazón.




INGLATERRA. AÑO 1587. REINADO DE ISABEL I TUDOR

Los 59 metros de eslora del Melody Sea se movieron como una pluma sobre las agitadas aguas de Atlántico. Habían conseguido abordar su objetivo: un galeón español cargado de riquezas con destino a las posesiones de España en el Caribe.
El gigante pelirrojo se sintió satisfecho mientras los hombres bajo su mando saqueaban la nave enemiga y transportaban cofres a su embarcación. Sin duda, era un día magnífico y fructífero.
-Buena caza –le dijo alguien-.
Alex Potrees se giró para observar la figura delgada y alta de la mujer. Sonrió de oreja a oreja, como un niño grande, desapareciendo su siempre fruncido ceño.
-Buena caza, capitán Cook –asintió-.
La muchacha le devolvió la sonrisa. Estaba eufórica, como cada vez que entraban en batalla y ganaban la contienda. El montante del abordaje no sólo serviría para aumentar las riquezas de la corona de Inglaterra, sino para proveer sus propios cofres, repartir entre la tripulación y arreglar algunos desperfectos de la galeaza.
-Estaré en mi camarote, señor Potrees –le dijo-. Si hay alguna novedad, hágamelo saber.
El pelirrojo asintió de nuevo y el pendiente de oro que brillaba en su oreja derecha brilló bajo los rayos del sol de Mayo. No dejó de observar a la muchacha mientras ella se alejaba, saltando sobre los bultos y sorteando a los aguerridos marineros que formaban la tripulación. Adoraba a la joven y sería capaz de entregar su vida por ella si la ocasión lo requería.
Jenny Cook había llegado al Melody Sea a la edad de cuatro años. Una mocosa de cabello negro como la noche, con unos ojos del color del mar. Se ganó de inmediato la aceptación de todos y así seguía. Su antiguo capitán, Adrian Cook, la raptó de la casa señorial de Barrington, la casa de su madre, lady Eleonor. Cook tuvo sus buenas razones. ¿Acaso no era su hija? ¿No se había casado con Eleanor? La familia de la mujer se opuso a que una dama de alta clase se uniera a un hombre que era poco menos que un forajido, consiguieron separarlos y Cook no se enteró de que tenía una hija hasta un año después de la muerte de Eleonor. Y fue a buscarla. Era lo único que le unía a la mujer que amó y por eso raptó a la pequeña, la llevó a su galeaza y le enseñó todas y cada una de las cosas que unos bruscos corsarios podían enseñarle.
Jenny aprendió deprisa. Manejaba el cuchillo con destreza, el sable no tenía secretos para ella y era capaz de moverse sobre la cubierta de un barco con la misma maestría que podía haberlo hecho por los salones del palacio real. Y les dirigía. A la muerte de Cook, fue ella quien se hizo cargo del barco. Adrian gozaba de la patente de corsario firmada por la reina Isabel y continuaron aprovechándola. Capitaneaba con mano férrea y conocía cada entresijo de la nave, cada vela, cada palo. Solamente un hombre, entre toda la tripulación, se enfrentó a que una mujer les gobernara. Jenny se enfrentó a él y acabó insertado en su sable. Desde ese momento, nadie se le opuso y decidieron seguirla.
Animaba a los hombres en a batalla, era la primera en saltar al barco enemigo en los abordajes, la primera en jugarse la vida por salvar a uno de sus hombres. Y era capaz de reír abiertamente las bárbaras historias que algunos contaban.
Pero existía una norma exacta para la tripulación del Melodía Sea: nada de violaciones ni abusos. Si alguno incurría en falta era severamente castigado. Incluso eso fue aceptado por todos ya que tocaban puerto con asiduidad y podían disfrutar de los favores de las rameras, siempre deseosas de complacer a una tripulación con la bolsa repleta.
Potrees movió la cabeza, divertido por los recuerdos y volvió a centrar su atención en el trabajo de la tripulación. Cuando hubieron terminado ordenó separar las naves y poner rumbo a la isla de Tortuga.


(Extracto del capítulo primero)




8 comentarios:

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Ayyy, Nieves, esa pirata promete, aventura a topes en el Caribe, huelo a brea y me salpica la espuma, sable en mano, parche en el ojo. Felicidades, natalí
P.D: Seguro que me compro el "Orgullo..." ya te lo dije, me va lo medieval.

Bego dijo...

Que bueno Nieves!!, que prometedor.

Pasa por Mi vitrina, hay un regalito para ti.

http://deregalosypremios.blogspot.com/

solima dijo...

Qué buena pinta!!! Supongo que ahora volvemos a los dos capítulo de rigor. Ay, con lo que me gustaría seguir leyendo.

Besos

Anónimo dijo...

Hola Nieves, veo que volvemos a los exractos nuevamente. Sabes que me encanta leerte, pero después de Ariana ¡se me va a hacer tan corto!

Un abrazo,
Coni

Anónimo dijo...

UYYYYYY una de piratas, me gusta mucho este tema.

BSS.
Choni

Anónimo dijo...

Pinta bien esta de piratas. La pena es que nos quedaremos con la miel en los labios.

¿Para cuando otro libro tuyo? ¡¡No nos hagas esperar mucho!!

Cariños,
Carmen

Patry-Chan dijo...

Tiene muy buena pinta, Nieves! :D Voy a seguir tu novela, me encantan las novelas de piratas jiji Yo tengo escrita una también, pronto la voy a corregir y enviar a alguna editorial, a probar suerte ^^

Nieves Hidalgo dijo...

Hola a todas,
Algo está fallando que no me ha avisado de la entrada de vuestros comentarios, pero aquí los tengo ya.

Natália, es un placer volver a verte por aquí. Nos tenemos un poco abandonadas, pero no es porque no te quiera ya, sino por falta de tiempo.

Bego, ¡qué preciosidad lo de Mi Vitrina. Eres un cielo.

Solima, sí que iremos colgando por capítulos, así se hace más llevadera.

Coni, espeero que te haga pasar unos ratitos entretenidos como la otra.

Choni, me alegro tenerte por aquí para navegar con nosotras.

Carmen, acaba de salir en ebook Tierra salvaje, ya lo sabrás. El segundo de los Gresham no se publicará hasta Mayo. Qué bien volver a verte, preciosa.

Patry, espero que te distraiga este simple borrador y te deseo mucho éxito en esa novela.

Gracias a todas por vuestra compañía, sois estupendas y os quiero. Muchos besos