domingo, 5 de abril de 2009

Crítica de Orgullo sajón realizada por Mamen P. Garachana.

Orgullo sajón es una obra que llama al sueño de un amor por encima del propio ego. En un tiempo de muerte y vida, donde el polvo de la historia cubre las huellas de una humanidad en lucha, un hombre encuentra en su recompensa la penitencia de un sentimiento, que no por anhelado es menos temido. ¿Cómo ganarse a una hembra llena de odio, llena de fuerza, llena de orgullo? ¿Cómo mantener una paz impuesta cuando la sombra de la traición germina entre los pilares que la sustentan?
Recorrer las páginas de esta novela es volver los ojos a un pasado oscuro, es sumergirte en la primavera de un ayer de señores y vasallos, de campos y castillos. Es volver a perderte en un mundo de ensueño, y escuchar el eco de unas voces que nos susurran palabras de negación, de enfrentamiento, de mentiras y engaños, de seducción y pasión. Sencilla y cálida, va tomando cuerpo y fuerza sin mayor pretensión que nuestro entretenimiento, porque si leer romántica es la necesidad de evasión hambrienta de sentimientos, Orgullo sajón es la hogaza de pan caliente que nos alimenta, nos huele a hogar y nos sabe a cielo. Su trama, sus personajes, la melodía que acompaña su narración nace y vive en nuestra propia alma, aunque haya sido su autora quien le haya dado la vida. Quizá no sea la más hermosa historia de amor, pero es tan nuestra, tan sentida y tan humana, que a muchas de nosotras nos robara por siempre un trocito de corazón. Pasará el tiempo y volveremos a perdernos entre las páginas de otra novela, pero ahí donde la memoria funde la realidad con la ficción, ahí, en el duerme vela de nuestra consciencia Wulkan será el dueño de su orgullo sajón, y los veremos reír, discutir, llorar, gozar, sufrir y amar.
Podría haber hecho una crítica que hablara del estilo, de la construcción de los personajes, de la ambientación o la intriga, pero con ser impecables, no es en ellos donde radica la fuerza y el encanto de esta obra. Su autora teje historias de hebra sencilla sobre un lienzo cotidiano, y sin embargo, consigue crear caprichos. Consigue que creamos, que vivamos el torrente de sentimientos que conforman un ser humano. Wulkan sabe y huele a hombre, Jacky es esencia de mujer, y su novela es la narración de un pulso, el relato del latido que ha movido el mundo desde el principio de los tiempos. Es sencillamente una historia de amor.
Valoración: Muy buena.


------------------



Un millón de gracias por tan preciosa crítica, Mamen.


Pincha aquí para ver el vídeo.




8 comentarios:

Anónimo dijo...

Madre mía Nieves, estarás encantada de las críticas que te están haciendo. Esta crítica es preciosa. Felicidades.

Besos
Coni

Anónimo dijo...

Una preciosa crítica para un libro que me está entusiasmando.

Un beso,
María

Bego dijo...

Que buenas críticas está recibiendo tu novela, me alegro mucho.

Un beso.

Bego dijo...

Hay un premio para tu blog en el mío.

Anónimo dijo...

una crítica tan estupenda como la anterior. Se nota que la novela les ha entusiasmado. Yo la tengo yaaaaaaaaaaaaaa y pienso disfrutarla a tope

CARLOTA

solima dijo...

Hola Nieves, acabo de terminar tu libro y aún me tiemblan las piernas ¡¡bravo, bravo y bravo!! PEDAZO DE LIBRO QUE HAS ESCRITO.

La crítica es fantástica. Ojalá yo supiera hacer una que expresara lo que siento en este momento.
Te has convertido en una de mis escritoras imprescindibles.

Un abrazo enorme y FELICIDADES.

Anónimo dijo...

Una crítica muy bonita, muy dulce y muy sentida. Lo que se merece el estupendo libro que has escrito y que me tiene pegada a sus páginas desde ayer. Enhorabuena.

Un beso,
Merce

Nieves Hidalgo dijo...

Gracias a todas por pararos a poner un comentario. Coincido con vosotras es que la crítica es maravillosa.

Un abrazo.