lunes, 8 de diciembre de 2008

El país de Irás y no volverás © (Capítulo 3)



TRES

Sobrevolaron montañas y valles, ríos y extraños océanos de los que Sony jamás escuchó hablar. A pesar de su nerviosismo, el joven disfrutó del viaje, a lomos del águila, mientras el extraordinario paisaje pasaba raudo bajo ellos.
De cuando en cuando el águila gritaba:
- ¡¡Carne!!
Sony partía un cuarto de cordero y ella lo engullía con rapidez. Luego seguían volando.
Atravesaron depresiones y cordilleras...
- ¡¡Carne!! -gritaba el águila-.
Sony volvía a cortar otro cuarto de cordero y la enorme ave lo tragaba de un bocado.
- ¿Queda mucho? -preguntó el muchacho-.
- Calla y dame más cordero.
Sony notó que el sueño le vencía después de estar volando a lomos de aquel pájaro gigante durante varios días. Casi estaba a punto de abandonarse en brazos de Morfeo cuando el águila volvió a gritar:
- ¡¡Carne!!
Sony echó mano al saco de las provisiones y vio con espanto que ya no quedaban corderos.
- Ya no queda.
- ¡Pues te bajo aquí mismo! –chilló el águila, enfurecida-.
- ¡No, por Dios! -suplicó el muchacho- ¡No me tires! Tengo dinero y te pagaré muy bien. Cuando vuelvas a tu casa podrás comprarte diez corderos si es tu deseo.
El águila lo pensó. Poco tiempo, porque la carne la encantaba y la oferta de Sony era muy tentadora.
- De acuerdo, hoy me siento con ganas de hacer favores. Te llevaré hasta tu destino.
Sony lanzó un suspiro de alivio y se aferró a las plumas del ave, por si ella cambiaba de parecer en un momento dado y le dejaba caer.

Dos horas después, Águila Azul comenzó a perder altura y nuestro amigo vio un valle muy hermoso cruzado por un río plateado y profundo. Había inmensos árboles, muchas plantas desconocidas e infinidad de flores. Era un lugar tan encantador, por lo que dudó fuese su destino.
- Hemos llegado -dijo el águila al tomar tierra-.
- ¿Estás segura?
- Muy segura. He venido aquí muchas veces, porque las aguas de este río son estupendas. ¿Ves a las tres jóvenes que se están bañando en la orilla?
Sony achicó la mirada y descubrió, en efecto, a tres muchachas que jugueteaban en la orilla del agua.
- Este río pertenece al país de Irás y no Volverás y por tanto, al demonio. ¿Sabes donde te estás metiendo, muchacho?
- Sí, lo sé.
- Bien. Allá tú. ¿Para qué quieres visitar al demonio? No me contestes si no quieres, pero... siento curiosidad.
- Tengo una deuda con él.
- Mal asunto. Ya han venido otros muchachos para lo mismo y no han salido. Acaso por eso lo llamen el país de Irás y no Volverás.
Sony se atragantó de miedo, pero trató de mostrarse valiente y dijo:
- Yo ganaré al demonio la apuesta y regresaré a mi casa.
El águila le miró con detenimiento y sonrió.
- Te daré un consejo, ya que veo que eres valiente. Observa bien a las tres muchachas. La del cabello más hermoso, la más bajita, es la hija menor del diablo. Las otras dos, son las mayores. Pero la pequeña es una santa. Intenta ganarla como amiga y tal vez tengas una oportunidad.
- Así lo haré. Gracias por todo.

Nuestro joven amigo metió en la bolsa el dinero ofrecido al águila y algo más por su consejo y se quedó agazapado tras unos arbustos viendo como alzaba el vuelo y emprendía el viaje de vuelta a su casa. Luego miró hacia el río y pensó el mejor modo de poder contactar con la hija pequeña del demonio, sin que las otras dos se enterasen. Las tres eran muy hermosas, pero sin lugar a dudas la pequeña era la más bonita.
Decidió esconder la ropa de la muchacha y esperar.



(Mañana continuará...)

----------------------
Os recuerdo que mis cuentos son gratis para todo aquel que los quiera para sus niños, pero si os animáis a pasaros por la web de Save The Children, esta ONG que tanto hace por los niños desfavorecidos y podéis colaborar de alguna forma, me haríais muy feliz. Estos pequeños también tienen derecho a sonreír.

Si quieres colaborar con esta ONG pincha aquí.


--------------------

7 comentarios:

CONRA dijo...

Hola Nieves:
Pasaba por tu blog como de costumbre, para leer el capítulo de hoy. Me tienes enganchada.
Bien sabes que me encanta como escribes.
Un besote y buena semana.

Anónimo dijo...

Esto se pone interesante, jejeje. Estoy deseando ver como sigue.

Besitos,
Mayte

solima dijo...

Estoy enganchadísima. Este cuento es muy original. Me gusta muchísimo.

Besos

Anónimo dijo...

Aquí me tienes, como todos los días loca por saber como sigue este cuento.

Un abrazo.
Merce

Anónimo dijo...

Hola Nieves, he estado dando una vuelta por tu blog y me lo he pasado muy bien. Me ha gustado todo lo que he leído y me he quedado con ganas de más en muchas novelas. Los cuentos son geniales.

Saludos,

Pino

Nieves Hidalgo dijo...

Gracias Conra. Animo a todo el mundo a que se pase a leerte también a ti, pues es un gusto hacerlo.

Mayte, Solima, Merce, gracias por vuestros comentarios y por estar aquí cada día.

Pino, bienvenida a mi blog (creo que es la primera vez que te leo).

Un abrazo a todas.

Fugaz dijo...

He tardado en venir y me has regalado con dos capítulos seguidos, así que ahora quedo en espera del siguiente, puesto que estoy intrigadísima.

Que tengas una muy buena semana! Besos!